El militar retirado Ollanta Humala ganó una reñida elección presidencial en Perú tras suavizar sus posturas de izquierda más radicales y enviar señales de calma a los inversionistas, pero los activos del país se derrumbaban tanto en el mercado local como en el exterior.