De una muestra total de 1,120 hombres de entre 18 y 30 años de edad, encuestados en México durante el 2017, 68% escuchó hablar durante su infancia que “un hombre de verdad” se comporta de determinada manera.

De los encuestados, 59% confirmó que fueron educados para “mostrar su fortaleza” incluso si se sienten nerviosos o asustados; 48% considera que un gay no es “un hombre de verdad”, mientras que 44% sostiene que un hombre debería tener la última palabra sobre las decisiones en su relación o matrimonio y, el mismo porcentaje, que merece saber dónde está su novia o esposa todo el tiempo.

Son cifras del estudio “La caja de la masculinidad” promovido por la ONG Promundo y efectuado en México, Reino Unido y Estados Unidos para echar luz sobre las ideas restrictivas acerca de los roles del género y las incidencias en seis puntos medulares: satisfacción con la vida y la confianza; salud; amistad y búsqueda de apoyo; comportamientos de riesgo; atractivo físico; bullying y violencia.

La asociación civil Gendes, con más de 12 años de trabajo, se apoya en este tipo de datos para trabajar con hombres en favor de la prevención y erradicación de la violencia de género y a partir de las cual, ante la contingencia de salud por la propagación del coronavirus y las medidas de repliegue en los hogares, ha decidido enfocar sus esfuerzos en una campaña para atender a aquellos hombres que se encuentren en algún estado de vulnerabilidad emocional y una potencial generación violencia. Para ello, ha puesto en servicio una línea de atención disponible las 24 horas para los hombres en el país.

“A raíz de esta contingencia sanitaria, previmos lo que las Naciones Unidas y la misma OMS alertaron sobre los riesgos que existen en situaciones de emergencia, como que los hombres usualmente avocados al espacio público ahora se encuentran confinados en un espacio doméstico del que, social y profesionalmente, se han adueñado y en el cual la sobreconvivencia con sus seres queridos puede contribuir a generar más tensión o ansiedad; esto, aunado al contexto mexicano de la incertidumbre económica y el desempleo”, comparte Yair Maldonado Lezama, coordinador de Posicionamiento Público de Gendes.

Asegura que desde el equipo de trabajo se previó un vacío del Estado para cubrir esta necesidad, dada su espontaneidad, por lo que decidieron tomar medidas para canalizar sus servicios para atender a los hombres que, por alguna razón, están viendo derrumbada su vida cotidiana. El equipo de la línea de atención está integrado por psicólogos hombres con experiencia en el trato con varones que han ejercido violencia y buscan modificar los patrones de conducta.

Por otro lado, señala que incluso antes de la contingencia, la mitad de las llamadas o solicitudes de información recibidas es hecha por mujeres que preguntan, por ejemplo, cómo persuadir a su pareja o familiar masculino para asistir a los grupos o las sesiones individualizadas de atención que Gendes ha puesto a disposición y retomará después de la emergencia sanitaria.

“Tenemos muy claro que no vamos a perpetuar el estereotipo para seguir responsabilizando a las mujeres del cuidado de las personas de su entorno. Entonces, si una mujer llama, le damos la información pero nada más. Le canalizamos a las instituciones para las mujeres, porque no queremos responsabilizarlas de convencer a los varones. El primer paso para querer el cambio es aceptarlo en sí mismo y es riesgoso responsabilizarla de persuadir”.

Destaca que la respuesta ha sido favorable, se han recibido más llamadas de las esperadas, sobre todo, gran parte ha sido de hombres que no conocían la iniciativa, pero han estado en un momento de tensión o frustración y prefirieron llamar que dejarse llevar por las emociones.

“Nos sorprende gratamente que hayan decidido hacer la llamada, que reconocieran la importancia de detenerse y de reconfigurar la manera en la que se comportan, sobre todo en una situación extraordinaria como ésta. Por el éxito que ha tenido la línea telefónica hemos previsto la necesidad de su permanencia después de la contingencia. Además es grato que empiecen a replicarse ejercicios similares a lo largo y ancho del país”, concluye.

Según datos de asociaciones de atención psicológica a víctimas y de la Red Nacional de Refugios, las conductas violentas han incrementado por lo que se han reportado al menos 160 llamadas diarias de auxilio a los números de la campaña No Estás Sola, que se lanzó a nivel nacional cuando empezó la cuarentena. También se reportó un aumento de 24.5% en los casos de violencia que son atendidos por el Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia.

Programas de atención física fuera de la contingencia:

• Sesiones de grupo: lunes, martes y miércoles, de 19:00 a 21:30 horas, y sábados, de 10:00 a 12:30 horas

• Informes: al (55) 5584-0601 y hugoXXXgendes.org.mx

[email protected]