NAY / Tepic. El Festival de las Letras se llenó de ritmo con el Jam de escritura, una improvisación en vivo de escritura, música y letras. Participaron los autores Julián Herbert y Kaidu Kowski, quienes al ritmo de las mezclas de DJ Peach Melba comenzaron a escribir una serie de cartas a sus viejas maestras. La de geografía, la de matemáticas y a una Sor, muy open mind, por cierto.

En las cartas confesaron su afición por los viajes, el amor por el chocolate y las mujeres, además de su anhelo de visitarlas pronto.

El texto hubiera quedado ahí, pero la visita a las profesoras no sucedió como esperaban, pues las maestras nunca aparecieron y en su lugar, ambos terminaron por conocerse y vivieron un apasionado romance; en la literatura, por supuesto. Dicho amorío culminó cuando Julián abandonó a Kaidu con el pretexto de ¡ir a comprar cigarros!

Naturalmente, los más de 150 asistentes rieron muchísimo, en especial porque el ilustrador Bef no se quedaba atrás e ilustraba con su talentosa pluma virtual todo lo que nuestros protagonistas vivían en la ficción.

La velada fue inolvidable y finalizó con un llamado a bailar, pese a la vergüenza inicial de los asistentes, quienes tímidamente se levantaron de sus asientos, aunque eso sí, los más osados hasta invadieron el escenario para acompañar los pasos de los talentosos artistas de las letras y la ilustración.

La música y un ambiente animado, lleno de vida, inundaron la carpa de la Plaza Bicentenario en Tepic, pues definitivamente un Jam sin música y baile ¡no es un Jam!

miriam.guerrero@eleconomista.mx