El sarcófago, encontrado en perfectas condiciones, pertenece a un sacerdote y es uno de lo más grandes descubrimientos arqueológicos del siglo. En la imagen superior derecha, la restauradora Paloma Corona trabaja en la pieza. Fotos: Teresa Bedman/IEAE