En El desafío del maestro en el siglo XXI Leonardo Kourchenko y José Pedro Landaverde discurren sobre nuevas herramientas aplicables a la enseñanza y proponen que el docente tiene que atreverse a modificar su método educativo tomando en cuenta las nuevas tecnologías.

En la presentación del libro en la Torre Mayor de Paseo de la Reforma participaron José Narro Robles -rector de la UNAM-, Miguel Székely -director del Instituto de Innovación del Tecnológico de Monterrey-, Carlos Güereca Lozano -rector del sistema UNID. Universidad Interamericana para el Desarrollo- y los autores del volumen.

Para Kourchenko y Landaverde resulta necesaria la capacitación de los maestros en la utilización de las herramientas tecnológicas para que se entable una comunicación más fructífera entre docente y alumno, hasta conseguir mejoras en las dinámicas del aprendizaje a través de la relación con el entorno digital.

Se trata de mejorar, enriquecer y desarrollar la transmisión del conocimiento de una generación a otra. En la escuela se depositaba el conocimiento, ese proceso se ha transformado. Con la irrupción de las telecomunicaciones en la vida cotidiana la utilidad y puesta en práctica de los conocimientos se han revolucionado. Los niños y jóvenes del siglo XXI aprenden y asimilan datos de forma más articulada y veloz en su propia casa que en el espacio formal destinado a la educación. Lo importante es aprehender el cambio.

Sigo creyendo en la educación. La única manera de avanzar es mejorar la educación. El desafío del maestro en el siglo XXI está escrito de manera directa. Tiene argumentos de fondo, datos importantes y se atreve a tomar posturas. Hace una buena revisión de teorías pedagógicas. No podía faltar la vena periodística de Leonardo. La obra resulta útil. Habla de los caminos posibles que pudieran seguirse. También es útil para los padres de familia. La rigidez de nuestros sistemas educativos no ha permitido que las transformaciones penetren el aula. Es una reflexión del papel del educador. Parte del problema es que no hemos podido incorporar a los profesores , dijo José Narro Robles.

Después de leer la obra encuentro los primeros grandes aciertos de los autores: no politizan y dejan a un lado el señalamiento de culpables. En su lugar se enfocan en la enseñanza-aprendizaje y lanza un reto al maestro. Los jóvenes nacidos a partir de 1993 tienen a su disposición tecnologías que han definido un nuevo estilo de vida digital , afirmó Carlos Güereca Lozano.

[email protected]