Este miércoles, durante la ceremonia de entrega de premios del Concurso Nacional de Satélites Enlatados (CanSat) 2018-2019, Enrique Graue Wiechers, rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), dijo en la Torre de Rectoría de la máxima casa de estudios que el futuro del país tiene que estar asociado al impulso de ciencias duras como las que estudian la atmósfera y a partir de las cuales se desarrolla la tecnología espacial, puesto que estos son campos prometedores para el desarrollo.

Ahí estuvo acompañado por por el director general de la Agencia Espacial Mexicana, Francisco Javiera Mendieta Jiménez, quien agregó que la institución que representa se ha nutrido del talento de profesionales e investigadores de dicha institución educativa. Coincidió con el Graue Wiechers en que la actividad humana en el espacio juega un rol determinante en la vida moderna, en campos como las telecomunicaciones, los servicios de salud y educación, el monitoreo satelital para la prevención de desastres naturales y el trabajo en asunto de seguridad nacional de cada país, entre otros casos diversos.

En términos productivos, explicó que el país el sector aeronáutico ofrece 60 mil empleos directos en 340 empresas, y crece dos dígitos por año.

“El sector espacial con este nuevo pilar se desarrolla a gran velocidad: de hacer aviones a crear satélites; de turbinas a cohetes. Todo esto se hace en México, además de la buena ciencia en la UNAM”, declaró.

Para el CanSat 2018-2019 se inscribieron más de 400 estudiantes de 20 universidades e institutos de educación superior, correspondientes a 11 estados de la República. El reto del certamen consistía en el diseño de un satélite enlatado que tenía que elevarse a 400 metros de altura. Desde esa altura debía transmitir datos a tierra, contar con un paracaídas para protección del equipo y su pasajero, un huevo.

De los proyectos participantes, 29 equipos lograron que sus satélites se elevaran y pudieran transmitir información a tierra. Cinco de ellos lograron aterrizar con el pasajero íntegro.

Los equipos ganadores fueron Xtremophilus, conformado por estudiantes de la Facultad de Ciencias; Hunab Kú, por alumnos de la Universidad Autónoma de Yucatán, e Ingenio Mecánico, en el que participan estudiantes de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo y la UNAM. También se premió a Nova Team, que reúne a alumnos de las facultades de Ingeniería, Arquitectura y de Estudios Superiores Cuautitlán. De igual forma, se reconoció al equipo Delphinus, conformado por alumnos del Instituto de Estudios Superiores de Tamaulipas.