Con casi 50% de participación, el sector eléctrico público es el que demanda más gas natural; por el contrario, el sector servicios y residencial representan apenas 1.7% de la demanda.