Los clientes de los supermercados austríacos tendrán que llevar obligatoriamente cubrebocas, como medida para frenar la propagación del nuevo coronavirus, anunció el gobierno el lunes.

Austria ordenó el confinamiento de su población hace dos semanas, y hasta la fecha ha registrado 9,000 infecciones y 108 muertes.

Pero el jefe de gobierno, Sebastian Kurz, afirmó que es necesario tomar más medidas para atajar la expansión de la pandemia, y que los supermercados repartirán cubrebocas para los clientes.

"Me gustaría decir que habrá cubrebocas disponibles para todo el mundo a partir del miércoles, pero en algunos sectores esto podría tomar uno o dos días más", declaró Kurz durante una rueda de prensa retransmitida por televisión.

"A partir de ese momento, será obligatorio llevarlo en los supermercados".

Kurz advirtió que la nueva medida no sustituye, sino que se suma a las otras ya dictadas de distanciamiento mínimo entre personas.

Aunque el cubrebocas no ofrece una gran protección al que lo lleva, en cambio previene que, si es portador sin saberlo, se lo contagie a otras personas, explicó.

"Soy consciente de que, en nuestra cultura, los cubrebocas no son algo corriente y de que esto supondrá una adaptación importante", dijo, comparando la situación de Austria con la de algunos países asiáticos donde el uso de cubrebocas es más común.

Al ser preguntado sobre cuántos cubrebocas aptos había disponibles actualmente, Kurz admitió que la demanda internacional era muy alta y que se aceptará el uso de cubrebocas artesanales, hechos en casa.

El canciller advirtió a los austriacos de que están "en la calma antes de la tormenta" en cuanto a la lucha contra el virus.

Según lo previsto, las medidas de confinamiento se mantendrán hasta el 13 de abril, pero el mandatario advirtió que el país está inmerso en "una maratón" para combatir el virus y que "todavía estamos muy lejos de levantar las medidas" de bloqueo.

Por otro lado, el gobierno austriaco anunció el lunes que pagará lo salarios de las personas más vulnerables ante el Covid-19 que no puedan trabajar desde casa, para asegurarse de que no salgan de su domicilio para ir al trabajo.

Además, informó que se le realizará el test de diagnóstico a una muestra de 2,000 habitantes, para hacerse una idea de cuánto se ha propagado el virus entre la población.