Al menos 46 globos aerostáticos de varios colores y formas invadieron el cielo gris de Londres capital de Reino Unido. Los globos partieron desde Battersea Park y sobrevolaron diversos monumentos de la capital inglesa.