La subasta de objetos mexicanos precolombinos a mitad de junio en París, denunciada como irregular por México, era "perfectamente regular y las piezas vendidas eran todas auténticas", declaró este martes la galería organizadora, Binoche Renaud Giquello.

El lunes, la Cancillería de México anunció que había protestado oficialmente ante Francia por la subasta el 14 de junio de 80 piezas arqueológicas que carecen de certificación oficial y que fueron subastadas en más de un millón de euros por la galería parisina Binoche Renaud Giquello.

"México denunció mediante una nota diplomática una subasta realizada el 14 de junio pasado por la galería parisina Binoche-Renaud-Giquello en la que vendieron 80 supuestas piezas arqueológicas provenientes de México por un monto de 1.063.000 euros", indicaron en un comunicado conjunto la fiscalía general, la Cancillería y el Instituto de Antropología de México.

Las 80 piezas vendidas carecían de certificación oficial, 22 de ellas eran de reciente manufactura, claramente falsificadas, y pese a ello fueron rematadas en 254.000 euros, añadió el documento.

"La venta era totalmente legal", respondió Jean-Claude Binoche, responsable de la galería.

Una primera venta de esos objetos prehispánicos, organizada en el otoño de 2008, fue bloqueada, tras una demanda de México ante las autoridades judiciales francesas.

A raíz de la denuncia, las piezas fueron confiscadas por los policías franceses de la OCBC (Oficina Central de lucha contra el tráfico de Bienes Culturales), el tiempo de investigar su procedencia.

En mayo, la justicia francesa estableció que los objetos no provenían "de pillajes ni de robos", según Jean-Claude Binoche.

"Las piezas presentadas eran todas auténticas. No tenemos la menor duda", declaró Binoche. La galería cuenta "con un experto en arte precolombino reconocido internacionalmente y muy serio, Jacques Blazy", añadió el responsable.

Solicitado por la AFP, Jacques Blazy destacó que cuenta con 29 años de práctica y dijo que desafía a la experta enviada por México a demostrarle "que los objetos eran falsos". "Estoy dispuesto a enfrentarme a un comité de expertos internacionales sobre esta cuestión", dijo.