Un convoy aproximado de 30 policías federales fueron emboscados por sicarios de La Familia Michoacana, dejando un saldo de 10 agentes muertos y 20 más gravemente heridos.