El presidente Enrique Peña Nieto anuncio la recaptura del narcotraficante en la ciudad de Los Mochis, Sinaloa. Su recaptura da un respiro a su cuestionado gobierno, que prometió que no descansaría hasta volver a detenerlo.