El periodismo está considerado como actividad esencial en esta época y de acuerdo a datos de Reporteros Sin Fronteras. Hasta el momento se han registrado 18 fallecimientos entre reporteros y trabajadores de las áreas de comunicación en México. Y es dentro de este marco de riesgo por posibles contagios del virus SARS-CoV2 que 9 fotoperiodistas nos cuentan cómo ha sido su labor en estos tiempos de crisis sanitaria. Este es el testimonio de Daniel Sánchez, fotógrafo freelance.

Trabajar en esta situación ha sido muy difícil porque sufres. Alzar la cámara y retratar las situaciones ha sido muy complicado, porque al final eres humano y sientes. Tienes que aprender mucho y tu mirada debe cambiar a partir de esto. Fotografía: Daniel Sánchez

1. En algunas estaciones del Metro de la Ciudad de México, los usuarios continúan saliendo a la calle para acudir a sus respectivos empleos y cumplir con sus responsabilidades. Algunos procuran atender algunas medidas de seguridad, mientras que otros continuan su rutina normal. Foto: Daniel Sanchez

Trabajar en esta situación ha sido muy difícil porque sufres. Alzar la cámara y retratar las situaciones ha sido muy complicado, porque al final eres humano y sientes. Tienes que aprender mucho y tu mirada debe cambiar a partir de esto".

—¿Qué ha significado para ti cubrir estos momentos?

—Ha sido muy importante, a pesar de todo lo que está sucediendo, como experiencia personal. El realizar este tipo de coberturas, hacen que crezcas mucho en tu manera de trabajar y en tu forma de mirar. No es como trabajar una orden común, que tiene una agenda de un periódico o una agencia, porque aquí te tienes que exponer más.

  1. que tienes que hacer como fotógrafo, más que nada, es dar tu propuesta fotográfica, es tu momento de emplearla para demostrar cómo es que tú ves las cosas.

—¿Cómo has llevado cada día de cobertura?

—Depende mucho de los eventos que vaya a cubrir o la forma en que lo haga. Últimamente he hecho traslados (de cadáveres) y he ido a panteones. Trato de cubrirme con las mayores herramientas posibles, todo el tiempo y la mayoría de las veces. Me cubro la cara con lo que pueda, doble cubrebocas, los goggles y una careta. Al final de cuentas creo que el mayor temor, más allá de que te enfermes, es contagiar a tu familia, a tus seres queridos y por eso te proteges. Sí es malo que te enfermes, pero a mi particularmente me preocupa más contagiar a mi familia, a mi mamá y a mi papá.

—¿Has sentido miedo?

—Sientes miedo pero también sientes la adrenalina que genera esa buena imagen que logras capturar. Sientes mucho temor por contagiar a los que tú quieres, que son personas vulnerables y están dentro de un sector de riesgo en esta pandemia.

La última cobertura que hice, fue un traslado en Nezahualcóyotl y antes de entrar a la casa de la persona enferma, te cuestionas acerca de si estás bien cubierto, si de verdad tienes que entrar ahí o no. Al final, confías en lo que estás haciendo y en cómo te estás protegiendo y aún con ese temor, te avientas.

Creo que este tipo de situaciones y en este  contexto, te orillan a mostrarte como fotógrafo, a emplear mejor tus conocimientos y plasmarlos dentro de una imagen. Fotografía: Daniel Sánchez

2. Continúa la emergencia sanitaria en la Ciudad de México, ante este anuncio, las plazas comerciales y negocios no esenciales cerraron sus puertas para evitar la propagación del virus. Foto: Daniel Sanchez

Creo que este tipo de situaciones y en este  contexto, te orillan a mostrarte como fotógrafo, a emplear mejor tus conocimientos y plasmarlos dentro de una imagen".

—¿Qué te ha enseñado esta crisis?

—Un buen de cosas. Creo que este tipo de situaciones y en este contexto, te orillan a mostrarte como fotógrafo, a emplear mejor tus conocimientos y plasmarlos dentro de una imagen. Pienso en cuidarme mucho, más, después de saber que somos vulnerables ante cualquier situación.

—¿Qué dejará la pandemia y su presencia en tu vida personal?

—En la vida personal, me cambia totalmente la forma de comprender las cosas, ya no es llegar a tu casa y no lavarte las manos o no evitar cubrirte cuando estornudas o toses.

Ver todo lo que hemos fotografiado, no solamente por mí. El ver todo lo que ha pasado a nivel mundial, te orilla en ese sentido a cambiar tus hábitos, porque por algo llegó a este punto esta pandemia. La normalidad en la que vivíamos, evidentemente no era lo que estaba bien, estábamos haciendo cosas muy mal como sociedad y como humanos y se vinieron a mostrar en ese sentido.

—¿Y qué te va a dejar en tu vida profesional?

—Muchas cosas. Te orilla a esforzarte más, a demostrar más sobre lo que eres como fotógrafo. Qué es lo que tienes en la cabeza y repensar las cosas. Porque no siempre se puede tener una imagen, hay situaciones donde la familia en cuestión, que perdió un familiar o tiene uno enfermo, no te permite tomar una foto y como fotógrafo profesional, tienes que saber muy bien cuando alzar la cámara y cuando tirar o cuando simplemente acompañar la situación. Eso te deja muchísimo más que el simple hecho fotográfico.

Aprendes más en esas situaciones y te deja más como humano que en el ámbito profesional y creces más.

La normalidad en la que vivíamos evidentemente no era lo que estaba bien, estábamos haciendo cosas muy mal como sociedad y como humanos y se vinieron a demostrar en ese sentido. Fotografía: Daniel Sánchez

3. Conforme pasan los meses, se incrementan las actividades dentro de los hospitales de la capital del país para combatir el Covid-19. En la imagen, un médico del Centro Médico Siglo XXI, traslada a un paciente infectado por el virus. Foto: Daniel Sanchez

La normalidad en la que vivíamos evidentemente no era lo que estaba bien, estábamos haciendo cosas muy mal como sociedad y como humanos y se vinieron a demostrar en ese sentido".

—¿Cómo imaginas la “nueva normalidad”?

—Lo comentaba con muchos compañeros, en la sociedad van a cambiar muchas cosas, no nada más México, también a nivel mundial. México es un país que tiene muchas costumbres y no puedes volver a imaginar un Día de muertos, como antes los vivíamos; un 16 de septiembre con multitudes, en aglomeraciones, ya no van a poder realizarse eventos de esa manera, va a cambiar totalmente y la gente tiene que entenderlo, por ahí tienen que empezar las cosas.

Debe cambiar el chip de las personas por querer vivir en este tipo de situaciones, ya no se van a poder hacer esas cosas, al menos hasta que llegue la cura. Va a cambiar totalmente la forma de comportarnos y de llevar al cabo nuestras reuniones.

Me imagino las reuniones de fin de año, la navidad, los cumpleaños que tendrán que empezar a ser diferentes. La familia en este país es muy importante, mucho más importante que en otros países, diría yo, y se debe entender que hay cosas que tienen que modificarse, no porque no se quiera reunir con la familia sino porque al final de cuentas tenemos que cuidarnos entre todos.

—¿Cambiará tu forma de trabajar?

—Yo creo que sí, en el sentido de crecer profesionalmente y hacerme más humano. En entender las situaciones en las que estoy parado para ver de otra manera. Mi mirada crecerá a partir de esas situaciones, si aprendo bien, creceré profesionalmente.

Como fotógrafo profesional, tienes que saber muy bien cuando alzar la cámara y cuando tirar o cuando simplemente acompañar  la situación. Eso te deja muchísimo más que el simple hecho fotográfico. Aprendes más en esas situaciones y te deja más como humano que en el ámbito profesional. Fotografía: Daniel Sánchez

4. La empresa Platinum Casket Company le hace frente a la saturación de los hornos de distintos crematorios con la fabricación diaria de al menos 80 ataúdes de sellado hermético, que brinda la seguridad necesaria para la inhumación de muertes por Covid-19. Estos ataúdes se exportan a países como Estados Unidos, Belice, Guatemala y El Salvador. Foto: Daniel Sanchez

Como fotógrafo profesional, tienes que saber muy bien cuando alzar la cámara y cuando tirar o cuando simplemente acompañar  la situación. Eso te deja muchísimo más que el simple hecho fotográfico. Aprendes más en esas situaciones y te deja más como humano que en el ámbito profesional".

—¿Cuál consideras que ha sido el papel del fotoperiodismo en esta crisis?

—Ha sido muy importante el trabajo de los fotoperiodistas, a pesar de que los medios en este país lo rezagan. Creo que la fotografía como tal ha marcado la pauta.

Por ejemplo, tú ves en las calles de Nezahualcóyotl como utilizan fotografías en carteles, no como amenaza, pero que dicen, “Si tu no quieres terminar aquí” o “No quieres que sea tu última salida”, y lo acompañan con una fotografía de paramédicos cubiertos con sus trajes especiales o sacando un cuerpo de un hospital; con esto, tratan de evitar que la gente salga, al final de cuentas utilizan la fotografía como un parámetro de lo que está sucediendo.

Tú viste lo de Rodrigo Abd en Perú, lo que pasó en Estados Unidos, aquí, con Omar Martínez de Cuartoscuro en Tijuana. Son imágenes que evidentemente van mostrando lo que está sucediendo. El papel de los fotógrafos y las imágenes son muy importantes, es lo único que nos mostraba cómo estaba la situación. Sí hay textos, trabajos de reporteros, claro, pero la imagen al final de cuentas, marcaba el índice de lo que estaba pasando, como estaba la situación en cada país. No leías, veías las imágenes de Francia, de Italia, lo que pasa en Ecuador o lo que está pasando en Brasil.

Aquí hemos visto el trabajo de muchos fotógrafos que día a día se han esforzado, que han duplicado su esfuerzo para tratar de llevar el trabajo. El fotoperiodismo ha sido muy importante, en el sentido de que te ha mostrado la situación y ha dejado ver cómo está todo en cada país y eso va más allá de un texto.

—¿Cuál consideras que ha sido tu papel en esta crisis sanitaria?

—A partir de que dejo de trabajar en el periódico (El Economista), no es que me haya visto menos o me haya visto más, me he esforzado en tratar de mostrarle a mi familia la situación en la que estamos, porque a veces no lo creen. Y a través de las redes sociales, de mi cuenta de Instagram, muestro mi trabajo a las personas que no terminan de creer y reafirmo lo que está sucediendo. Es muy importante tratar de comunicar que tienen que cuidarse, que tienen que seguir las medidas de seguridad, que no deben salir de sus casas. Mi papel en ese sentido, es ayudar a la gente a entender las cosas.

Es una situación totalmente anormal lo que estamos viviendo y vino a cambiar completamente nuestra forma de vida.

Debo hacerles entender la situación que está viviendo el país, no será permanente, pero tenemos que ayudarnos a cambiar nuestra forma de vivir. Que no queremos que se repitan estas cosas que evidentemente están fuera de nuestras manos en muchas ocasiones.

Hemos visto el trabajo de muchos fotógrafos que día a día se han esforzado, que han duplicado su esfuerzo para tratar de llevar el trabajo. El fotoperiodismo ha sido muy importante, en el sentido de  que te ha mostrado la situación y te ha dejado ver cómo está todo en cada país, más allá de un texto. Fotografía: Daniel Sánchez

5. Devotos de San Judas Tadeo, asisten al templo de San Hipólito, el cual se encuentra cerrado debido a la contingencia decretada por las autoridades sanitarias del Gobierno Federal ante la presencia del virus Covid-19 en México. Foto: Daniel Sanchez

Hemos visto el trabajo de muchos fotógrafos que día a día se han esforzado, que han duplicado su esfuerzo para tratar de llevar el trabajo. El fotoperiodismo ha sido muy importante, en el sentido de  que te ha mostrado la situación y te ha dejado ver cómo está todo en cada país, más allá de un texto".

Reflexión personal

Cubrir en estos momentos ha sido muy difícil porque sufres. Es muy difícil alzar la cámara, al menos para mí, en situaciones como las que he retratado. Porque al final de cuentas eres ser humano y sientes. Tienes que aprender mucho, tú mirada tiene que cambiar a partir de esto. Tienes que ser muchísimo más humano y entender que no puedes simplemente alzar la cámara y tirar, sin comprender el sufrimiento de las personas.

He tenido mucho miedo, pero he aprendido muchas cosas. He crecido fotográficamente a pesar de que tampoco cubro muchas cosas. La pandemia me ha ofrecido un crecimiento personal muy vasto y me ha sensibilizado más.