A pie, en patinetas y en scooters, los niños españoles salieron de sus hogares por primera vez después de seis largas semanas de vivir bajo uno de los bloqueos de coronavirus más estrictos de Europa.