Las empresas familiares son parte de un sector importante de la economía que no ha tenido la atención que merece y que permanece como un “pasivo” por remediar, señaló Luis Miguel González, director editorial de El Economista.