“Es importante no perder de vista lo malo, pero si nos olvidamos del optimismo, nos entregamos a la depresión. Creo que todas estas marchas que hay en América Latina, de gente saliendo a las calles, es un gesto de optimismo, de decir que se puede cambiar. Podemos decirle a la gente que tiene que cambiar leyes, a la justicia, a los políticos, que no estamos de acuerdo con esto”.

La declaración referida forma parte del discurso que el historietista, ilustrador, editor y diseñador gráfico, Ricardo Siri, Liniers, compartió este sábado con el público de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara unos instantes después de recibir el Homenaje La Catrina, que desde 2002 se otorga como parte de las actividades del Encuentro Internacional de Caricatura e Historieta de esta confluencia en la capital jalisciense.

El galardón de este año, explicó Raúl Padilla López, director general de la FIL Guadalajara, hace congruencia con el prolífico trabajo del padre de personajes como Enriqueta, el gato Fellini, el osito Madariaga, La vaca cinéfila o El misterioso hombre de negro, autor de más de 30 libros y considerado como uno de los mayores exponentes de la caricatura en Iberoamérica.

“Su afable personalidad, su inteligente sentido del humor y su sagaz manera de retratar al mundo son los sellos inconfundibles de su obra. Y este año en la FIL queremos reconocer su gran labor y el importante legado que sigue construyendo”, elogió frente a al público que abarrotó la Sala Juan Rulfo ataviado con objetos y atuendos distintivos del imaginario Liniers.

Por su parte, el rector del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño, de la UDG, Francisco Javier González Madariaga, también presente en el homenaje, razonó que “cuando se conoce la obra de Liniers, siempre queda una sonrisa en nuestro rostro, porque también con optimismo se pude hacer conciencia, también con inocencia se puede hacer crítica, también con frescura se puede hacer filosofía. A esa complejidad nos referimos, a la complejidad de afrontar y ver este planeta con una idea firme de pensar que aún hay esperanza que se puede ser mejor cada vez”.

Dar vida a la muerte en "Macanudo"

Después de recibir el galardón, Liniers ofreció unas palabras dotadas del generoso humor que le distingue. Con ellas confesó las coyunturas que comparte con el célebre grabador mexicano José Guadalupe Posada, cuyo personaje de La Catrina es distintivo del galardón del que fue objeto.

La Catrina, como personaje, está muy presente como personaje hace muchos años. A Guadalupe Posada lo descubrí hace muchos años en algún libro en Buenos Aires. La mezcla del humor negro con la muerte, las calaveras. Me gustaba esa cosa medio extraña y medio obscura. Obviamente, como cualquier argentino pensé que Guadalupe Posada era una señora, hasta que vi que era un señor con bigote”. 

Compartió que durante una visita a Aguascalientes tuvo la oportunidad de acercarse a los grabados de Posada. Ese contacto directo con la obra del ilustrador fallecido en 1913 lo motivó a dar vida a la muerte en el universo de “Macanudo”.

“Hice un personaje que, obviamente, le nombré La Guadalupe, que aparece seguido en ‘Macanudo’ para tratar de homenajear al maestro. Además, sé que (el galardón) lo diseñó Sergio Aragonés, dibujante de la revista MAD, que yo leía cuando era chico. Así que es doble la felicidad”, explicó.

Finalmente compartió que “Macanudo” nació para hacer contrapeso en un tiempo, no muy distinto al actual, donde las noticias eran negativas y pesimistas. 

“Desgraciadamente, cuando uno ve lo gigantesco ve lo negativo, con Donald Trump y estas cosas con las que uno tiene que vivir y soportar. Pero, me parecía que había espacio en un diario pequeño, al final, para que alguien tratara de ser optimista; era como mi actitud anti statu quo, mi actitud punk. Entonces pensé la palabra más optimista que podía ser para que el diario, todos los días, entre todas las malas noticias, por lo menos publicará la palabra. En los últimos 18 años, mi esfuerzo en esa tira es tratar de encontrar en lo chiquito lo positivo”.

A diario, desde 2002, Ricardo Siri, Liniers, publica el cartón “Macanudo” en el diario La Nación, en Argentina, y semanalmente en el diario El País, de España. Ha publicado más de 30 libros, muchos de los cuales están editados en países como Francia, España, Italia, Alemania, Estados Unidos, Canadá, México, Brasil, Colombia, Corea del Sur y China.

[email protected]