Una ola de frío golpea a varias ciudades de Europa; hay alerta por temporal de nieve, viento, olas y fuertes lluvias. La nieve que ha sido constante ha provocado singulares paisajes.