Una Caribe negra surca la orilla del Mar Caribe. Un road trip en busca de un identidad, una cultura de ínsula compartida . Dato incidental: sólo en México a esa minivagoneta ochentera la llamó Volkswagen así: la Caribe. O sea: identidad caribeña a la mexicana, aun estando en la templada ciudad de México. A bordo de uno de esos coches, pintado de negro definitivo (¡qué calor!), un joven aspirante a artista recorrió el Caribe mexicano, y documentó su viaje de cuatro meses con objetos encontrados, fotografías y otras memorias.

Ulrik López es el creador. Su instalación se llama a.c (antes del Caribe). El coche está en pleno vestíbulo del Museo Carrillo Gil como un testimonio. La historia de la instalación habla de esa relación tan personal del viajero con su vehículo y con el panorama que cruza a velocidad.

Mexicano-puertorriqueño, López es uno de los 10 artistas jóvenes que exponen en el Carrillo Gil el resultado de la beca BBVA-Bancomer. Bancomer lleva ocho años de relación con el museo en una búsqueda intensa de nuevos valores para el arte contemporáneo mexicano.

La beca duró 18 meses. Talleres, seminarios y publicaciones fueron los recursos que la fundación puso a disposición de sus 10 becarios de diversas partes del país. Artistas ya formados, como Erick Beltrán, fueron asesores de los proyectos de estos cachorros de artista.

El resultado es la exposición De la formación a lo público; como su feo título pretende indicar, se trata de un debut: el paso de las aulas de formación al espacio público.

De lo memorable ?a lo repetitivo

Hay piezas lindas, memorables, como la de Ulrik López y su viaje en busca de la caribeñidad. Pero lo cierto es que ninguna pieza sorprende ni parece que estemos apreciando una nueva historia en el arte mexicano. Da la sensación de que estos creadores nuevos se limitaron a repetir los modelos que sus maestros les enseñaron en diversos seminarios y encuentros. Son las mismas técnicas que el artista-mexicano-contemporáneo-promedio ha agotado hasta el hartazgo: instalación, video, objetos encontrados, en fin.

Ahora: la exposición no está carente de encanto. El video ¿Por qué no fui tu amigo? , de Daniel Aguilar es, sí, una videoinstalación, pero no es uno de esos videos aburridísimos de figuras uniformes que ni se mueven, sino que este narra una historia común entre la gente que está entre los veintitantos y treintaipocos: su padre quebró en la crisis económica del 95. El error de diciembre marcó su vida, como la de muchos.

Como modo de exorcismo, Daniel buscó a alguien tocayo de su padre que tuviera una deuda con Bancomer que quisiera cancelar. Encontró a su candidato en Baja California. Juntos, artista y protagonista reclutado recorrieron los bienes raíces que el padre de Daniel perdió en la crisis. Una historia sencilla, sin sentimentalismo, da forma a la pieza.

Aburridas me parecieron las piezas de Guadalupe Sosa, una especie de reencuentro con las raíces precolombinas que parece una obra infantil escolar; la obra Sólo a dos voces , de Alicia Medina, se conforma de un par de performances y la representación gráfica de su guión (para ser justos habría que ver en acción la pieza, pero lo que esta reseñista vio le pareció muy elemental), y el video, basado en Dunas, de David Lynch, Planeta desierto , de Daniel Monroy, una obra con el pretencioso objetivo de demostrar que el cine ha fracasado. Ver el video de Monroy me recordó lo mucho que prefiero el cine al arte que erige como revolucionario.

Algo de interés hay en Where’s the beef? , instalación de Cristóbal Gracia, una investigación en torno a la obra de Cristóbal Gracia alrededor de la escultura de Herbert Bayer que formó parte del Paseo de la Amistad de la ciudad de México. La pieza de Bayer parece un montón de papas fritas y con sentido del humor Gracia usa el lema de la hamburguesera Wendy’s para titular su pieza. Gracia une la escultura abstracta, aparentemente apolítica, con el tiempo convulso en que se instaló en México, los 60, y un concurso de comer papas fritas en Denver, Colorado, hogar de otra de las esculturas de Bayer.

Estos cachorros de artista: ¿alguno progresará a tener una carrera trascendente? No lo harán si siguen repitiendo lo mismo que hemos visto cientos de veces. Por favor, por favor: que ya dejen de hacer instalaciones y videos.

[email protected]