“La educación, la ciencia y la tecnología son una prioridad del gobierno. Lo que estamos haciendo es reacomodando toda la estructura administrativa, porque había una gran dispersión y mucho derroche y corrupción”, dijo el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, durante la conferencia matutina de este martes en Palacio Nacional.

Las declaraciones del primer mandatario ante representantes de los medios de comunicación se dieron después de que este lunes se atomizara el reclamo de la comunidad científica por la iniciativa, presentada la semana pasada por el grupo parlamentario de Morena ante la Comisión Permanente, para la reforma y derogación de ordenamientos en 14 leyes, entre ellos los artículos 23 y 50 de la Ley de Ciencia y Tecnología, que dan sustento legal y dictan la administración de recursos de los Fondos de Investigación Científica y Desarrollo Tecnológico y los Fondos Conacyt, con lo cual se decretaría su extinción y se pondría en riesgo la labor de investigaciín en los centros Conacyt.

En ese tenor, alrededor de 1,330 científicos que trabajan en México, entre los que destacan 31 Premios Nacionales de Ciencias y Artes, 12 integrantes de El Colegio Nacional, 21 galardonados por la Academia Mexicana de Ciencias y 13 presidentes de Academias y Sociedades Científicas se manifestaron este 25 de mayo a través de una carta para que se retire en forma definitiva la iniciativa que extinguiría el fideicomiso para los centros de investigación.

Señalan que esto significaría una reducción sin precedentes de recursos para la ciencia y advirtieron el riesgo que corren los centros, ya que muchos de ellos requieren de fideicomisos para asegurar su completa operación, cumplir con sus compromisos laborales y apoyar a estudiantes de todos los niveles para realizar estancias de investigación.

Pero el presidente López Obrador tiene otros datos y justificó que “en el caso del Conacyt había como 40 fideicomisos, para todo un fideicomiso (sic), y eran como entidades independientes, todas con recursos y manejadas sin control. Todo eso es lo que estamos ahora ordenando, pero eso no significa que les vaya a faltar recursos, presupuesto a la ciencia y a la tecnología. Están teniendo más presupuesto ahora”, refirió el mandatario al ser cuestionado.

Sin embargo, los investigadores se muestran sorprendidos de que la iniciativa - y el propio presidente mexicano- asegure el supuesto manejo opaco de los recursos, pues aclararon que los fideicomisos y fondos dedicados a ciencia y tecnología son permanentemente evaluados, técnica y financieramente, y que los resultados de las evaluaciones son públicos, por lo que la ciudadanía puede tener certeza del buen manejo de estos. A pesar de que, durante la presentación de la iniciativa unos días atrás, la diputada Dolores Padierna explicara que “se extingue el fideicomiso, pero no se suspende el objeto de su creación y en casos especiales se mantienen fondos pero bajo la estructura orgánica de la administración pública federal a la que correspondan (en este caso, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, Conacyt)”, los científicos mexicanos emitieron una carta en la que explicaron que, de eliminarse dichos fideicomisos, a pesar de que la propia iniciativa indica que los fondos serán transferidos al Conacyt, habría “un periodo de inestabilidad en su asignación, en lo que se diseña una estructura funcional adecuada, transparente y equitativa”, y expusieron que “extinguirlos o concentrarlos en uno o más fondos administrados directamente por el Conacyt entorpecería la dinámica de investigación que se lleva a cabo en cada uno de estos centros”.

Este martes, López Obrador agregó: “Nada más les doy un dato. Esto de los ventiladores tiene una atención especial, los ventiladores para la terapia, de enfermos de coronavirus, es algo que está trabajando Conacyt con todos los recursos”.

Dijo que en el país, durante los últimos 36 años, por la falta de recursos, se fue deteriorando el sistema de enseñanza de nivel superior para especialización científica y médica, lo cual limitó el acceso de muchos aspirantes a una educación especializada.

“Vamos a obtener el presupuesto hasta para 30 mil becados, que hagan especialidad en países del extranjero”, afirmó. “Y el secretario de Relaciones Exteriores nos va a ayudar a explorar en qué países, qué universidades, en dónde pueden ir a estudiar, con prioridad a las especialidades que necesitamos de acuerdo a las enfermedades que padece nuestro pueblo”.

Hacia el final de la conferencia, remarcó: “ya hay la voluntad de hacerlo y vamos a conseguir el presupuesto para aumentar a 30 mil becas, que pueden ser manejadas por el Insabi, por el Seguro Social, por el ISSSTE o Conacyt. O sea, 30 mil becarios más del Conacyt con este propósito de irse a formar al extranjero, que no haya rechazados y que podamos entregar antes de terminar el gobierno o a principios del gobierno próximo que se tengan ya todos estos especialistas”.

Centros afectados

Algunos centros que se verían afectados por la extinción de fideicomisos han desarrollado proyectos de investigación relacionados con la pandemia de Covid-19, entre ellos, el Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico en Electroquímica, Centro de Investigación en Materiales Avanzados, Centro de Tecnología Avanzada, Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño del Estado de Jalisco, Centro de Ingeniería y Desarrollo Industrial, CentroGeo y Centro de Investigación en Matemáticas, entre otros.

[email protected]