Guadalajara, Jal. La inusual granizada que cayó en la zona metropolitana de Guadalajara la madrugada del domingo, y que afectó 457 viviendas en los municipios de Guadalajara y San Pedro Tlaquepaque, es un fenómeno meteorológico que, aunque raros, sí suelen presentarse en el verano durante el temporal de lluvias debido a las condiciones climatológicas de esta zona.

Si bien se trató de un “evento meteorológico extremo” no puede calificarse simplemente como una consecuencia del calentamiento global, dijo a El Economista Omar García Concepción, profesor investigador titular adscrito al Departamento de Física del Centro Universitario de Ciencias Exactas e Ingenierías (CUCEI) de la Universidad de Guadalajara (UdeG).

“Siempre han ocurrido eventos meteorológicos extremos y no podemos asociar cualquier evento meteorológico extremo con el calentamiento global, aunque indudablemente es importante, pero sería yo muy poco profesional si te justificara esta granizada extrema diciendo que se deba al calentamiento global”.

El experto explicó que para que se den estos fenómenos meteorológicos, es necesario que se presenten elevados contenidos de humedad en los niveles bajos, altas temperaturas en los niveles bajos y superficie para que esa humedad ascienda y, por encima de los cinco kilómetros de altura, debe presentarse una zona de aire muy frío, condiciones que se presentaron la madrugada del domingo en esta ciudad.

El académico indicó que, aunque son fenómenos de rara ocurrencia, todos los años ocurren en la zona metropolitana de Guadalajara aunque a la población se le olvidan.

“Cuando yo saqué mi primera cronología de tormentas severas, me daba para la zona metropolitana alrededor de ocho por año, ocurren en los meses de temporal porque se dan las condiciones propicias en esta zona porque son tormentas severas de masa de aire y no como las que podrían asociarse en otros lugares con los frentes fríos”, indicó.

Insistió en que “el calentamiento global ya ha pasado a ser un tema, más que científico, un tema político; ya todos los políticos lo toman como bandera, pero poco hacen para tratar de conservar este planeta”.

El experto también descartó que la granizada registrada la madrugada del domingo haya sido un hecho histórico, pues recordó que el 8 de agosto de 2004 en la colonia Independencia de la capital jalisciense “el granizo cubrió un bocho y llegó a tener una altura de un metro, aunque fue muy local en esa colonia”.

Mencionó asimismo que el 28 de junio de 2017 se registró una granizada extraordinaria en la zona de Andares en Zapopan y ésta del 30 de junio que fue, dijo, “una granizada espectacular y con una gran extensión.

No obstante, García Concepción afirmó que debido a las condiciones climatológicas, sí es normal una caída de hielo durante el verano.