En su primera participación en un mundial, la escuadra europea vence a Argelia con un gol de Robert Koren.