“… Estamos encerrados, sabemos –casi con certeza– / donde estaremos, sabemos –casi con certeza– / qué haremos mañana y pasado mañana como nunca / supimos –casi con certeza y en el casi / se esconde todo el miedo–, sabemos / lo que haremos porque no podemos / hacer nada: cuando más claro está / lo que haremos día a día más oscuro / está qué haremos cuándo, más adelante, cuando / todo vuelva si es que vuelve…”

Es un extracto del texto “Viruses, marzo 31”, escrito por Martín Caparrós y publicado el 5 de abril por la “Revista de la Universidad de México” a través del reciente apartado online Diario de la pandemia. El texto de Caparrós es parte de la primera decena de trabajos, eso sí, con no más de cinco mil caracteres, que enriquecen esta iniciativa del equipo que encabeza Guadalupe Nettel y que forma parte del programa #CulturaUNAMencasa, durante el periodo de resguardo por la propagación de Covid-19.

Además del escritor argentino, entre los autores que hasta ahora han colaborado están Verónica López Laporte, Santiago Roncagliolo, Alejandra Costamagna, Mario Bellatin y Chiara Valerio.

“Diario de la pandemia es un proyecto para escritores hechos e involucra a gente de distintas generaciones y países. Hemos tenido crónicas de la Ciudad de México, Argentina, España, Italia, Corea del Sur. La idea es que cada escritor cuente cómo está llevando la cuarentena, sus reflexiones, o que escriba un relato distópico o utópico de cómo será el mundo después de la pandemia”, comparte la directora de dicha publicación a este diario.

Además de este, existen dos proyectos más de la Revista de la Universidad de México que son dirigidos a los jóvenes. El primero es #MicroCoronaCrónicas, con el cual los usuarios pueden aportar sus textos brevísimos a través de Twitter y Facebook. La revista elegirá y antologará las mejores microcrónicas en una publicación digital. El segundo es el proyecto colectivo Jóvenes virales, en el que los jóvenes podrán enviar sus más curiosos e intensos momentos durante la cuarentena, ya sea con imágenes, historias y collages al correo [email protected]universodeletras.unam.mx.

Reflexionar el individualismo

“Mucha gente está solidarizándose y poniendo su contenido gratis en línea, como museos, orquestas, teatros, y eso es algo bonito de ver. Esta pandemia nos ha hecho entender que si no nos ayudamos entre todos, no vamos a salir de la crisis. Tenemos que verle algún tipo de cualidad a este momento tan terrible que vivimos y es esta posibilidad de seguir siendo creativos de otras maneras. La escritura es una de ellas, una muy importante, porque es un vehículo muy poderoso de empatía. Está muy bien que los jóvenes se sientan partícipes e invitados a hacerlo”, reflexiona desde casa la también ganadora del Premio Herralde de Novela 2014 por “Después del invierno”.

Confiesa que mantiene un pensamiento positivo y constructivo en la situación de repliegue por la contingencia sanitaria. Destaca la importancia de que los gestores y promotores de la cultura encuentren las vías para permear las artes en las casas, que permitan a los jóvenes tomar parte de las letras y fortalecerlas para crear belleza a partir de la incertidumbre.

“Después de eventos muy trágicos de la humanidad, como lo fueron las guerras mundiales, lo que ayudó a reconstruir fue la expresión artística de la gente que había sufrido, que había estado en prisión o en campos. Toda esa experiencia la transformaron en arte que quedó para siempre. Y algo bello quedará para siempre de este periodo tan difícil. Es la idea”, razona.

“Ya que estamos haciendo una pausa, debemos reflexionar cómo es nuestra vida cotidiana, en qué realmente nos beneficia este estrés permanente, esta forma de actuar individualista en la que no estamos colaborando con los demás sino tratando de sacar ventaja personal. Es una gran oportunidad para analizar qué cosas podemos cambiar”, concluye.

La plataforma se puede consultar en este enlace.