Al argumentar que falta transparencia fiscal en México, Thomas Piketty consideró que en nuestro país es factible generar un impuesto progresivo a la clase rica para reducir la desigualdad.

El sábado por la noche, durante su conferencia magistral El capital del siglo XXI, que se llevó a cabo en el Colegio de México, el economista francés afirmó que una medida de combate a la corrupción sería generar información sobre cómo están formados los grupos más ricos y adaptar los impuestos a la situación económica del país.

En la conferencia organizada por la Comisión de Bibliotecas y Asuntos Editoriales del Senado, que preside el perredista Zoé Robledo, el especialista precisó que los ingresos más altos en México y Latinoamérica son pequeños, pero los datos sólo corresponden a estadísticas incompletas porque no hay información fidedigna al respecto.

Incluso, expuso que los datos probablemente subestimen la realidad , por lo que urgen fuentes reales para estudiar la riqueza en Latinoamérica.

Aunque hay falta de datos fiscales en México, prosiguió, se prevé que hay un aumento constante de la riqueza, por lo que se requiere saber cómo los grupos más ricos se benefician.

En medio de la discusión de los salarios mínimos en México, el economista opinó que sería conveniente un estudio sobre la proporción de ingresos, información que serviría para abonar a la transparencia y como fuente de información para la sociedad en general, no sólo de los académicos.

Agregó que el determinar el número de contribuyentes y su nivel para medir la evolución de la distribución del ingreso podría destapar otras irregularidades: En algunos casos nos daremos cuenta que el sistema de impuestos sobre la renta no se está aplicando como se debe .

Además, se pronunció por exigir al gobierno mayor transparencia de los datos fiscales y ejemplificó que en Brasil los datos dicen que hay una disminución continua de la desigualdad, pero la información fiscal estima lo contrario.

El autor del libro El Capital en el siglo XXI precisó que el futuro de la desigualdad, el aumento de la riqueza frente al ingreso, no es malo en sí mismo; en cambio la desigualdad en la propiedad de capital constituye una determinante importante que genera una brecha.

En su oportunidad, el presidente del Senado de la República, Miguel Barbosa, dijo que durante el sexenio de Carlos Salinas de Gortari se propició mayor desigualdad en México, pues se dieron más de 400 desincorporaciones de propiedad pública a manos privadas. Desde entonces se creó un modelo fiscal para poder estimular el crecimiento económico. Se creó una desigualdad que no se ha podido corregir .

Aunque la reforma fiscal del año pasado ha sido cuestionada por el PAN, Barbosa presumió que ésta incluyó el tema de la simplificación fiscal y el impuesto de las operaciones en Bolsa.

Zoé Robledo dijo que la desigualdad es una enfermedad social de nuestro tiempo y no se debe subestimar que implica un riesgo para la democracia.

La desigualdad económica produce desigualdad política. Como refiere Antón Costas, la desigualdad del ingreso y la riqueza descapitaliza políticamente a los pobres, hace que sus votos pierdan influencia. Si medimos la igualdad política en términos de capacidad de acceso al poder, vemos que los políticos son más sensibles a los intereses de los ricos que a los intereses de los pobres , declaró.

[email protected]