Un descubrimiento genético podría ayudar a explicar por qué la gripe enferma gravemente a algunas personas o incluso les provoca la muerte, mientras que otros parecen sobrellevarla con apenas algo de dolor corporal, tos y estornudos.

En un estudio publicado en la revista Nature, investigadores británicos y estadounidenses dijeron que hallaron por primera vez un gen humano que influye en cómo responden las personas a las infecciones gripales y qué hace a algunas más susceptibles que a otras.

El hallazgo ayuda a explicar por qué durante la pandemia del virus de la influenza AH1N1 del 2009-2010 la amplia mayoría de las personas infectadas sólo presentó síntomas leves, mientras que otros -muchos de ellos jóvenes saludables- enfermaron gravemente y murieron.

En el futuro, el descubrimiento genético podría ayudar a los médicos a evaluar a los pacientes para identificar a aquellos más propensos a verse seriamente afectados por la gripe, lo que permitiría darles prioridad de vacunación o tratamiento preventivo durante brotes, indicaron los expertos.

También ayudaría a desarrollar nuevas vacunas o medicinas contra virus potencialmente más peligrosos, como el de la influenza aviaria.

Paul Kellam, del Instituto Británico Sanger, que codirigió el estudio y presentó los resultados en una conferencia telefónica, dijo que el gen, llamado IFITM3, parece ser una primera línea de defensa clave contra la gripe.

Cuando el IFITM3 estaba presente en grandes cantidades, la expansión del virus en los pulmones se complicaba, explicó el investigador. Pero cuando los niveles de IFITM3 eran menores, el virus podía replicarse y expandirse más fácilmente, lo que provocaba síntomas más graves.

Quienes portaban una variación particular del IFITM3 eran mucho más propensos a ingresar al hospital cuando contraían gripe que aquellas portadoras de otras variantes, añadió. Nuestra investigación es importante para las personas que presentan esta variación dado que predecimos que sus defensas inmunológicas podrían verse debilitadas ante ciertas infecciones virales , dijo Kellam.

A medida que aprendemos más sobre la genética de la susceptibilidad a los virus, entonces las personas pueden tomar medidas de precaución informadas, como la vacunación , manifestó.

El potencial papel antiviral del IFITM3 en humanos fue sugerido por primera vez en estudios de Abraham Brass, del Instituto Ragon y la Unidad Gastrointestinal del Hospital General de Massachusetts.

Nuestros esfuerzos sugieren que los individuos y las poblaciones con menor actividad del IFITM3 correrían mayor riesgo durante una pandemia y que el IFITM3 podría ser vital para defender a las poblaciones humanas contra otros virus, como la influenza aviaria , dijo Brass.