El Paisaje Agavero de Jalisco está en riesgo de perder la declaratoria como Patrimonio Cultural de la Humanidad que le otorgó en el 2006 la Organización de las Naciones Unidas para la Cultura, la Ciencia y la Educación (UNESCO), debido a la construcción de un relleno sanitario en el municipio de Amatitán, enclavado en el corazón de la región tequilera de la entidad.

La Cámara Nacional de la Industria Tequilera (CNIT) informó que junto con industriales del sector y productores de agave avecindados en la región, presentaron una demanda de amparo para revertir el cambio de uso de suelo que autorizó el ayuntamiento de Amatitán en enero del 2011, y que avaló la Secretaría del Medio Ambiente para el Desarrollo Sustentable (Semades) con lo cual se permite la construcción de un basurero en la zona.

Vamos a dar la batalla para conservar la declaratoria de Patrimonio de la Humanidad al Paisaje Agavero y las Antiguas Instalaciones Industriales de Tequila , aseveró Eduardo Orendain Giovannini, presidente de la CNIT.

Melina Juárez Segura, asesora jurídica del ayuntamiento de Amatitán, explicó que se ha impugnado el establecimiento del vertedero por la vía jurídica ante el Juzgado Cuarto federal de Distrito en Materia Administrativa y de Trabajo. La intención es declarar nulo el cambio de uso de suelo toda vez que, dijo, la empresa Recy Clean SA de CV obtuvo mediante un proceso en el cual ocultó información sobre su proyecto.

Ignacio Gómez Arreola, perito del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), manifestó la enorme preocupación del Centro INAH Jalisco por la eventual construcción de un relleno sanitario en una ubicación inadmisible .

El experto refirió que un basurero en el mero corazón del Paisaje Agavero es absolutamente incompatible con el uso de suelo autorizado y en el contexto de la declaratoria como Patrimonio Cultural de la Humanidad.

El INAH recomendó una nueva ubicación para el vertedero que se pretende construir en el predio El Gonzaleño, sobre una superficie de 14 hectáreas, a una distancia de 1.5 kilómetros de la zona urbana de Amatitán, y a 100 kilómetros de la vía que transitan dos trenes turísticos que recorren la Ruta del Tequila.

El director de Obras Públicas del municipio, Héctor Manuel Mora, aseguró que el ayuntamiento no ha otorgado a la empresa desarrolladora las licencias de operación, mientras que el cambio de uso de suelo, dijo, se autorizó bajo la condición de que debía tramitar y obtener el visto bueno de la Secretaría de Cultura y el INAH.

Ante la negativa de ambas dependencias, el ayuntamiento ordenó la suspensión del movimiento de tierras que se había iniciado.

promo@eleconomista.com.mx