A partir del 2014, el sector privado rebasó al público en contribución del valor de producción de la construcción generado en las entidades del país. De hecho, considerando sólo el primer bimestre de cada año, el sector privado obtuvo en el 2017 su mayor crecimiento anual en la última década; mientras que el público, su retroceso más pronunciado en 15 años.