No sé por qué no se los había contado aquí, en el Garage, pero desde hace meses hago un podcast de entretenimiento para el portal de El Economista. Se llama Finde y es, en resumidas cuentas, un espacio de recomendaciones para el fin de semana. No lo hago yo sola, por supuesto, porque yo soy de lo más aburrida en persona (en serio, se los juro, yo nomás soy chistosísima en esta columna. Uy, sí). Conmigo está alguien que se lleva, con toda mi avenencia, las palmas y la atención de los radioescuchas: mi amigo Cheko.

Si alguna vez oyen Finde, les recomiendo que pongan atención a lo que dice Cheko. Aunque, en teoría, él está dedicado a dar sólo recomendaciones musicales, hace mucho más: me saca a mí de mi solemnidad, dice cosas tan divertidas que muchas veces tengo que aguantarme la risa para poder seguir conduciendo y analiza sin ambages todo tipo de entretenimiento, desde el cine de verano hasta las exposiciones de artes plásticas que yo suelo proponer.

Y siempre acierta en sus recomendaciones musicales: grupos de rock que son verdaderos descubrimientos, incluso si no es usted un fanático del rock.

Mi amigo Cheko es algo más que la estrella de Finde. Es también periodista y, sobre todo, es músico.

Hace varios meses en este espacio reseñé el disco de su ya extinto grupo Salvavidas!!!, una banda que sonaba a una mezcla entre el new wave más estricto y el rock pop más divertido. A partir de esa reseña, Cheko y yo nos hicimos amigos y, poco tiempo después, también se volvió mi compañero radial.

Pero que no sea este Garage sólo un cebollazo y una invitación a oír nuestro podcast. De lo que quiero en realidad hablarles hoy es del nuevo proyecto en el cual participa Cheko, una obra de teatro que hoy abre el telón.

Placer o no ser, un misterio musical. ¿A poco no se les antoja desde el título? El juego de palabras es cortesía ni más ni menos que del gran Jaime López, quien desde hace décadas es lo más rescatable de nuestro rock. López, junto con Cheko, compone la música de Placer o no ser. Es un musical para una sola persona. Esa intérprete solitaria es Maru Dueñas, experta del musical que era el eslabón que necesitaba para unir la música de Jaime López con los textos de José Joaquín Blanco que conforman la puesta. El último elemento, last but not least (pongámonos shakesperianos), es el director de la obra: Sergio Zurita, quien por primera vez en un buen tiempo dirige una obra que no ha escrito él.

¿De qué trata Placer o no ser? Cheko no me ha querido contar mucho, después de todo, es un misterio musical, como informa su título. Lo que les puedo decir es que trata de una mujer que se convierte en detective para averiguar el porqué… No, no les voy a contar ni siquiera lo poco que sé. Quiero que todos vayan hoy martes a las 8:30 de la noche al Polyforum Siqueiros y sean sorprendidos como yo misma espero serlo. Y no se pierdan Finde, todos los viernes en ElEconomista.mx.