El gasto federalizado, que son las transferencias de recursos a las entidades federativas y municipios, obtuvo su peor nivel en los últimos cinco años, al crecer 1.7% a tasa anual real en la primera mitad del 2017, sumando 897,197.9 millones de pesos; por región, sólo el centro del país registró una caída (0.1%), mientras el mayor aumento se presentó en la zona sur-sureste

(4.1 por ciento).