Es una industria creativa. Es un emprendimiento. Cuando se escuchan ambas ideas se piensa en jóvenes detrás de un proyecto novedoso. Y éste lo es, novedoso y joven, pero no quienes están detrás: Rosa Serra, periodista catalana con más de 30 años de experiencia, capitalizó los años de trabajo para instituir Memorias Ediciones. Y ahora lo deja en México en las manos de Felipe Ponce y Elizabeth Alvarado, codirectores de Ediciones Arlequín y Página Seis.

“Nadie cuenta su vida mejor que usted, nadie la escribe mejor que nosotros” es el eslogan de la empresa que mejor resume la relación que se establece con el cliente.

Se trata de escribir las memorias de quien tiene mucho que contar y poco tiempo para hacerlo. Mejor aún, para quien no sabe ni cómo ni por dónde empezar.

“A mí la gente me entrega sus recuerdos y yo los valoro como lo que son, verdaderas joyas vivas”, relata Rosa Serra en Guadalajara, México, la ciudad a la que ha llegado para entregar la estafeta y dar el siguiente paso en su proyecto.

La empresa en pocos pasos

Memorias Ediciones funciona porque cuenta con un modelo de negocios claro: es una empresa ultraligera que trabaja con personas de experiencia que también rebasan los 50 años o están próximos a cumplirlos, reclutados entre escritores o periodistas de amplia carrera.

Cada biógrafo trabaja con el método sintetizado y patentado por Serra, que consiste en determinadas horas de entrevistas para alcanzar un número de páginas según lo contratado.

Por ejemplo, para un volumen de 50 páginas se realizan cuatro horas de entrevistas divididas en dos sesiones.

Al biografiado, como se le nombra, se le garantiza una entrega en un plazo de tres a cinco meses, según la extensión, y tiene dos oportunidades para corregir el original. Todo está bajo contrato, todo está estipulado. Nada está oculto.

“La prospección de negocios que hicimos al principio se ha apegado bastante a la realidad. Comenzamos a una velocidad de un libro o libro y medio por mes y ahora estamos haciendo de cuatro a cinco en el mismo tiempo”.

La historia, en breve

Memorias Ediciones nació hace ocho años, tras dos más de maquinarse en la cabeza de Rosa Serra, quien entre otros oficios ha sido guionista para Televisión Española, profesora de guionismo en Barcelona, aunado a una larga carrera donde ha combinado la creación literaria, la escritura y la corrección de estilo.

A los 51 años de edad, cuando las empresas suelen prescindir de los mayores para contratar personal recién egresados por la mitad del sueldo, la catalana hincha del Barcelona decidió capitalizar su experiencia en fundar algo nuevo.

“La vida de las personas que no son famosas es tan importante como la que más. Y en verdad entre la gente hay una necesidad de contar su historia para dejar un legado a sus hijos, nietos, que se conozca cómo era todo hace años, qué comían, cómo eran las casas en las que habitaban. Y también es un proceso catártico, porque muchas veces cuentan secretos, liberan tristezas, angustias y hacerlo frente a un desconocido es más sencillo para ellos”, afirma Serra.

La llegada a México

Tras más de 150 libros creados en España, algunos en África y Cuba, Memorias Ediciones incrementó sus solicitudes desde México y es por eso que su directora decidió venir a buscar un socio.

“Hemos ido a la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (diciembre del 2019), porque sabemos que es la más grande de habla hispana. A las 9 de la mañana arrancamos el encuentro de profesionales y a las 9:30 ya estaba Felipe Ponce alzando la mando para decir: “Yo quiero esto”. Y ha sido muy rápido, tres meses después ya estamos en México”, concluye.

Método

  • Los libros son de 50, 100, 150 a 200 páginas según la solicitud del cliente.
  • Para un volumen de 50 páginas se realizan cuatro horas de entrevistas divididas en dos sesiones.
  • El tiempo promedio de entrega del trabajo es de tres a cinco meses, bajo contrato.