El Domingo de Ramos marca el inicio de las actividades religiosas de la Semana Santa en todo el mundo, en la que se recuerda la entrada de Jesús en Jerusalén una semana antes de su resurrección.