La histórica cafetería Trevi cierra sus puertas, después de resistir dos años de lucha y afectada por el cierre de tres meses, sin recibir algún ingreso, por la contingencia sanitaria a causa del virus SARS-CoV-2. Las afectaciones económicas influyeron en la decisión de Julio Castillo, encargado del local, para ceder y aceptar una indemnización de la banca Mifel para desalojar voluntariamente el inmueble.