“Todo ser que no reconoce sus raíces, que las olvida y las destruye... no tiene futuro. Y cuando está en ruinas un pasado, no hay futuro”, nos dice la actriz Renata Ramos sobre la puesta en escena Medea de Heiner Müller, dirigida por Sergio Vela, que se presenta en el Foro Castalia del Seminario de Cultura Mexicana.

El texto de Müller es una adaptación del mito griego. En esta versión, la acción transcurre en una época moderna: en la República Democrática Alemana (el lado socialista de posguerra), en cuyo interior se respiran las ganas de toda una generación de pasarse al lado occidental. La obra se estrenó en 1992, casi tres años después de la caída del muro de Berlín y la reunificación alemana.

La versión de Medea de Müller es un desgarrador monólogo de una mujer, Medea (interpretada por Renata Ramos), que revisa su historia tras ser abandonada por su esposo.

Lo que se descubre es una desgarradora historia de amor, muerte y traición. Medea lo dio todo por el hombre que amaba. Todo. Incluido su pasado, ya que tuvo que traicionar a su propia sangre. Ahora, sin el amor de su vida, dos hijos y en una tierra extranjera, Medea hace el recuento de los daños que no resulta ser nada favorable.

Sobre el mito de Medea, Renata nos comentó lo siguiente: “Medea se enamora perdidamente de Jasón cuando va a recuperar el vellocino de oro, lo ayuda a llevárselo y termina asesinando a su propio hermano para que su padre se detenga a recuperar los pedazos de su hijo y eso le permita escapar a Jasón. Cuando Jasón le dice que lo suyo se acabó, ella recobra la vista y se da cuenta de todo lo que hizo, se da cuenta de que aniquiló su pasado. Termina matando a sus hijos, pues no tiene patria a la cual regresar. Es una manera de decir que lo que hiciste no vale nada. Ella pierde todo. Esto habla de una persona, o un pueblo, que se entrega de manera fanática y apasionada a una causa o a un individuo. No pienso que cualquier ser pueda darnos algo mejor cuando nos pide que olvidemos nuestra historia. Si lo traicionas y lo asesinas... ¿qué tienes? Entender el proceso mental de una persona en esas circunstancias a través del teatro y que se nos muevan las neuronas, es muy saludable”.

Para Renata, la obra tiene mucho que ver con la realidad, por ejemplo, con el movimiento ecologista que busca generar conciencia de que si destruimos lo que tenemos (nuestro entorno): “Estamos condenados a matarnos porque vamos a querer ganarle al de al lado los recursos que él tiene y nosotros no”.

“A nivel personal, cuando Sergio me propuso hacer este texto dije: ‘qué gusto y qué susto...’ porque es un personaje muy fuerte. Lo que ella llega a ser es realmente muy trágico. Al empezar a leerlo, me di cuenta de que Müller habla del alma alemana de la Segunda Guerra Mundial, de cómo un pueblo entrega su confianza y su voto al gobierno porque venía de la Primera Guerra y del Tratado de Versalles, donde había quedado muy lastimado. Que Hitler haya subido al poder representaba recobrar esa dignidad y el pueblo alemán lo da todo, lo que resulta de eso es su participación en una de las peores catástrofes de la historia (el Holocausto)”, finalizó la actriz.

Acompañan en escena a Renata, los músicos José Pablo Jiménez y Manuel Mejía Armijo. La puesta en escena es dirigida por el maestro Sergio Vela, director y diseñador de ópera, músico, académico y miembro titular del Seminario de Cultura Mexicana. La obra se presentará los días sábado 17 y domingo 18 de marzo, a las 12 horas en el Foro Castalia del Seminario de Cultura Mexicana ubicado en Presidente Masaryk 526, Polanco. Entrada libre.

@faustoponce