El fotógrafo español Samuel Aranda fue hoy declarado ganador del Premio World Press Photo 2011 por una imagen tomada en Yemen de una mujer con velo islámico que abraza a un hombre herido, publicada el 15 de octubre en el New York Times.

En un comunicado, la organización del Premio indicó que se trata de una fotografía tomada dentro de una mezquita utilizada como hospital en Sanaa, durante los disturbios en esa ciudad contra el Presidente Ali Abdullah Saleh.

El presidente del jurado de la 55 edición del premio, el vicepresidente de Getty Images, Aidan Sullivan, declaró: La foto ganadora muestra un momento conmovedor, compasivo, consecuencia humana de un gran acontecimiento, un suceso que aún está en curso.

Nunca podría saber quién es esta mujer, acunando a un familiar lesionado, pero juntos se convierten en la vida. Es la imagen de la valentía de la gente común que ayudó a crear un capítulo en la historia de Medio Oriente , apuntó.

El primer lugar fue para el español Samuel Aranda por una instantánea sobre las revueltas en Yemen publicada en The New York Times. En la imagen, una mujer sostiene a un hombre herido entre sus brazos dentro de una mezquita utilizada como hospital de campaña por los manifestantes contra el gobierno del Presidente Ali Abdullah Saleh, durante los enfrentamientos en Sanaa, Yemen, el 15 de octubre del 2011.

El fotógrafo sudafricano Brent Stirton, que trabaja para Getty Images y National Geographic, ha ganado el primer premio en la categoría Historias de la Naturaleza gracias a su serie Rhino Wars . La instantánea galardonada muestra a una hembra de rinoceronte en Tugela Private Game Reserve (Colenso, Sudáfrica) el 9 de noviembre del 2010. Cuatro meses antes, el animal fue víctima de un ataque perpetrado por un grupo de furtivos, que emplearon una motosierra para quitarle cuerno.

El mexicano Pedro Pardo ganó el tercer premio en la categoría Historias Contemporáneas por una instantánea sobre la guerra al narcotráfico. La fotografía, hecha para AFP, recoge una escena en la que forenses analizan cadáveres en un taxi en Acapulco. La composición muestra parte de los cuerpos que todavía se encuentran en el interior del vehículo, situado junto a otro cadáver tumbado en el suelo, al que tocan los guantes blancos manchados de sangre del médico forense.

Vea la galería completa en eleconomista.mx