La serie The Magicians es una extraña mezcla de Las crónicas de Narnia con Harry Potter, un poco de sexo, drogas, alcohol y romance adolescente, en donde un grupo de universitarios se embarca en una aventura fantástica que representa su paso hacia la adultez.

La serie se basa en una novela homónima escrita por Lev Grossman en el 2009. La versión televisiva es de Sera Gamble y John McNamara. La primera temporada salió en el 2015 y una cuarta temporada fue recién aprobada para estrenarse en el 2019.

La historia gira en torno a Quentin, quien cree que la magia es real gracias a una serie de libros infantiles de fantasía parecidos a Las crónicas de Narnia. Por supuesto, nadie le cree. Por si fuera poco, los doctores lo han diagnosticado con depresión.

Quentin tiene una mejor amiga, Julia, quien cuando era adolescente también era fan de la misma saga literaria, pero ahora ha crecido y espera entrar a la universidad. Si bien es seguro que quiere a Quentin, hay una parte de ella que lo trata con condescendencia. Sin embargo, cierto día, se ven realizando un examen de admisión para una universidad llamada Brakebills donde se les enseñará magia de verdad.

Quentin pasa el examen, pero Julia es rechazada. A partir de entonces, Quentin se meterá en problemas con un ser oscuro de otra dimensión, mientras que ella buscará aprender magia de todos los lugares donde le sea posible.

Durante tres temporadas, los protagonistas se meten en problemas, desde romper corazones, emborracharse, viajar a mundos mágicos para enfrentar enemigos, hasta sexo casual con quien no deben.

Si bien la serie pertenece al género de la fantasía, a veces se acerca al melodrama adolescente con sentimientos a flor de piel, inmadurez, traición y corazones rotos, y otras tantas al género negro, un poco más sangriento.

The Magicians termina siendo bastante entretenida y aunque en apariencia no resulta muy profunda, en una segunda lectura se alcanza a vislumbrar que le habla a una generación de jóvenes que están un poco perdidos en cuanto a su lugar en el mundo se refiere. Se encuentran a la entrada de la adultez y el mundo adulto les parece poco atractivo y carente de sentido, incluso, podría decirse que los adultos ni siquiera son de fiar, aun por momentos, resultan igual de torpes que los jóvenes.

En el fondo, The Magicians lanza un mensaje: todos necesitamos un poco de magia para sobrellevar los sinsabores de la vida y hacer de este mundo un lugar mejor.

@faustoponce