La copa mundial de lucha en irán el próximo 16 y 17 de febrero, será la primera competencia en la que atletas estadounidenses viajarán a uno de los siete países prohibidos por la orden ejecutiva migratoria.