En México aún no circula el nuevo coronavirus 2019nCoV pero las instituciones sanitarias están alerta por los casos que puedan presentarse que, se estima que entre 15 y 25% serían graves y requerirían atención de emergencia; el resto se podrían tratar en el primer nivel de atención y no se necesitarían grandes insumos.

Este martes 28 de enero, en conferencia de prensa conjunta, la Organización Mundial de la Salud (OMS) capítulo México y la Secretaría de Salud, a través de la dirección de epidemiología, actualizaron la información a nivel mundial y dieron a conocer los preparativos que realiza México en caso de recibir algún paciente con coronavirus 2019nCoV.

“México ha reaccionado de manera preventiva”, aseguró Jean Marc Gabastou, asesor internacional en emergencias en salud de la Organización Mundial de la Salud.

José Luis Alomía Zegarra, director general de Epidemiología de la Secretaría de Salud, confirmó que desde el 16 de enero se tiene disponible la prueba confirmatoria para detectar la introducción y circulación de este virus en territorio mexicano.

“Esta información es necesaria para poder definir mejor las acciones de preparación y respuesta en caso de recibir algún paciente. La tecnología está disponible en el Instituto Nacional de Diagnóstico y Referencia Epidemiológico y se trabaja para su protocolización, para que la Red Nacional de Laboratorios de Salud Pública, cuente con este marco analítico confirmatorio, evitando así el tiempo que demora el traslado de la muestra”, dijo Alomía Zegarra.

La definición operacional para 2019nCoV es muy sensible, “es por eso que llevamos siete casos que fueron clasificados como sospechosos en su momento y que posteriormente se descartaron”.

Alomía Zegarra dijo que, de iniciar la presencia de casos, sólo entre el 15 y 25% requerirían de atención médica especializada, los demás, serían atendidos en el primer nivel. El R0, es decir la expectativa de cuántos pacientes pueden enfermar a consecuencia de un paciente con el nuevo coronavirus, hasta ahora es de tres pacientes con un contacto muy cercano.

La letalidad se mantiene en 2.8%, “es uno de los principales indicadores de gravedad de la enfermedad. En un comparativo con el síndrome respiratorio agudo y grave (SARS) y el síndrome respiratorio por coronavirus de Oriente Medio (MERS), estos tienen letalidades por encima de 30%, inclusive MERS en algunos países llegó a 60%, por lo tanto, el actual coronavirus es de menor letalidad”.

El subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, en conferencia matutina con el presidente Andrés Manuel López Obrador, aseguró que el coronavirus sí llegará a México, pero el Gobierno de la República tiene listo todo un protocolo de preparación y respuesta, por lo que hizo un llamado a la población a mantener la calma. El funcionario habló de 2,800 casos a nivel global, de acuerdo con Notimex; una cifra lejana a la de la Organización Mundial de la Salud y que quedó atrás hace dos días.

Panorama internacional

Hasta el último corte existen alrededor de 5,300 casos confirmados, con un 98% de presencia en China; de ellos han muerto 131 personas, y 13 países han recibido casos importados, mismos que están en monitoreo y aislamiento, para evitar la diseminación y casos secundarios, confirmó Gabastou.

Frente a estos datos, la decisión de declarar una emergencia de salud pública de importancia internacional aún no está tomada. En un plazo de 10 días se volverá a reunir el comité de emergencia de la OMS para, basados en información científica, modificar o no la alerta. “Requerimos de una serie de información que hasta la semana pasada todavía no teníamos. Por ejemplo, la magnitud de los casos afectados y los índices de transmisibilidad de persona a persona”.

Fue enfático, hoy no hay un antiviral que sea efectivo para esta familia de coronavirus, no hay vacuna y el oseltamivir, utilizado para la influenza, no sirve para 2019nCoV. “Investigadores del planeta, sobre la base del primer aislamiento después de la notificación del primer caso y la secuencia molecular, buscan la posibilidad de desarrollar un candidato vacunal, lamentablemente puede pasar mucho tiempo. Por ejemplo, para el SARS se tiene la misma información, pero aún no existe vacuna. Actualmente se trabaja con paliativos de acompañamiento, de soporte asociado con la clínica y afección respiratoria”.

Desarrollan vacuna en Estados Unidos

Investigadores de los Institutos Nacionales de Salud (NIH por su sigla en inglés) de Estados Unidos y los laboratorios Johnson & Johnson comenzaron a desarrollar posibles vacunas contra el nuevo coronavirus 2019-nCoV, un trabajo que tomará meses, dijeron este martes funcionarios citados por la AFP.

“Ya hemos lanzado el desarrollo de una vacuna en los NIH y con muchos de nuestros colaboradores”, dijo el director de enfermedades infecciosas de estos organismos, Anthony Fauci, en una conferencia de prensa en Washington junto al secretario de Salud, Alex Azar.

Anthony Fauci admitió que es posible que la epidemia entre en declive antes de que la vacuna esté lista, como fue el caso con la epidemia de SARS en 2002 y 2003.

Comercio de animales y venta de cárnicos

En el mercado de abastos de Wuhan, China, hay comercio de contrabando de animales que eventualmente se convierten en mascotas o comida. “Zorrillos, koalas, pavos reales, un sin número de ellos se encuentran en una promiscuidad total, esto pueden explicar también el salto del nuevo coronavirus de especie a especie”, explica Gabastou. “Por ello, cada vez que rompemos el equilibrio entre la naturaleza y el ser humano, se convierte en reservorio de diseminación de virus”.  

En México también existe el comercio de animales y venta de cárnicos, al ser cuestionado sobre las medidas de protección, Alomía Zegarra respondió, sin dar cifras de equipamiento, personal o presupuestos enfocados a este propósito; que en materia de vigilancia epidemiológica, el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria ( Senasica), tiene una unidad especializada que realiza monitoreo de la presencia de epizootias (enfermedades animales), que después pudieran representar un riesgo para una transmisión posterior a un humano.

La Cofepris, a través de la Comisión de Control Analítico y Ampliación de Cobertura (CCAyAC), norma y regula cuáles son las mejores prácticas para el procesamiento, resguardo, cadenas de distribución y venta de alimentos. “Su objetivo también es identificar microorganismos que en su momento pudieran generar un riesgo para la población”.

Gabastou concluyó que, aunque se hable de sanidad local, internacional, y de una legislación que se debe aplicar, “un régimen policiaco no va a resolver todo, falta la concientización de la población, para tomar medidas básicas, incluyendo a los dueños de tianguis y mercados”.

[email protected]

kg