La Selección Mexicana se despidió de la afición en el estadio Azteca, donde miles de personas celebraron el 1-0 contra la escuadra de Chile.