Para el curador Pedro Ortiz, la palabra comunidad es, en cierto sentido, una palabra imposible de cerrar: Siempre está abierta y es un palabra problemática, llena de matices, que se define en el día a día, en la experiencia de cada uno de nosotros. Y de lo común porque hablamos de esos espacios que sin ser necesariamente comunidad, son compartidos por todos, son elementos comunes que nos unen y nos generan ciertos deberes con los demás .

Lo anterior es el alma de la exposición Un mundo en común, que se presentará en el museo Ex Teresa Arte Actual a partir de hoy y hasta el 20 de noviembre. La muestra está compuesta por ocho proyectos comisionados especialmente para la muestra.

Un mundo en común surge de la siguiente pregunta: ¿cómo puede al arte contemporáneo abordar la experiencia de estar juntos de una manera crítica y transformadora? Y fue entonces que para poder comenzar a explorar las posibles respuestas, se invitaron a artistas que tuvieran experiencia en el arte de interacción social.

Pedro Ortiz ahonda al respecto: Se invitó a artistas que tuvieran una experiencia previa con las comunidades con las que estaban trabajando, así como proyectos que sucedieran en el Centro Histórico de la Ciudad de México, pero también se buscaron a aquellos que representaran distintas formas de comunidad, en el entendido de que en el arte se puede generar trabajo con comunidades específicas .

Ortiz describe el contenido de la muestra como intenso. Y es que no sólo se podrán visitar las instalaciones que realizaron los artistas, sino que también habrá una especie de simposio y mesas de trabajo, el 9 y 10 de noviembre de 10:30 de la mañana 7:30 de la noche con curadores y artistas con experiencia en el ámbito de práctica social, para hablar sobre el tema.

Los ocho proyectos de la muestra son los siguientes: Escuela de envejecer , de Ana Gallardo, quien se vincula con distintos grupos de adultos mayores que luego de su jubilación han emprendido un nuevo oficio o cumplen un deseo postergado. En este proyecto, los viejos enseñan a envejecer a los jóvenes .

Tenemos también Mezquita de Pierre Valls: realiza la instalación de una mezquita en la nave principal del museo, lo que funciona como una superposición de un templo sobre otro, con lo que se busca dar pie a debate no sólo religioso sino cultural y democrático. El proyecto contó con la asesoría de la Asociación Mexicana de Mujeres Islámicas AC.

La Carpa orgánica de la Soledad de Santiago Robles es otro de los proyectos. En éste se busca la vinculación con un grupo de trabajadoras sexuales de La Plaza de la Soledad, a través de la realización de diversas actividades que atendieran intereses en común. Por ejemplo, las participantes aprendieron a hacerse las uñas, a maquillarse, etcétera.

Semáforos sonoros de Felix?Blume, es un trabajo realizado en conjunto con estudiantes de la Escuela Nacional de Ciegos, quienes intervienen los semáforos con sonidos elegidos y procesados por ellos. Blume parte de la idea de que las ciudades afectadas por la globalización han perdido su especificidad sonora, y que el paisaje sonoro urbano se ha homogeneizado por murmullos, motores y tráfico.

La artista Laura Valencia presenta Inicio de un diálogo epistolar , que es un taller de escritura experimental donde participan personas que han sufrido la desaparición de un familiar durante la guerra contra el narco. En este taller se exploran posibilidades creativas de intervención plástica y corporal.

Por su parte, Taniel Morales realiza el Taller práctico de teoría plástica social y filosofía de la liberación , que tiene por objetivo compartir tácticas de organización y acción colectiva para promover la participación y el diálogo para así obtener herramientas que generen la transformación desde lo cotidiano.

Loma al viento es un trabajo de Benito Salazar que consiste en la creación de una plataforma de ejercicios colaborativos para visibilizar la problemática de género, la cual se expone a través de actividades de mujeres sonideras y un conjunto de bailarines que forman parte de la comunidad LGBTTTI.

Por ultimo, tenemos el Proyecto Yivi encabezado por el grupo teatral Lagartijas Tiradas al Sol, conformado por talleres multidisciplinarios de verano para niños y niñas del pueblo de Santo Domingo Yanhuitlán, en la Mixteca Alta oaxaqueña, que busca impulsar su poder creativo.

Los contenidos de la muestra buscan encontrar pistas sobre cómo el arte contemporáneo puede abordar la experiencia del estar juntos de manera crítica y transformadora, tanto en los acuerdos como en las disonancias.

@faustoponce