El Festival de Aviñón, gran cita europea del espectáculo contemporáneo, abre este miércoles una 64 edición que apuesta por la música y la innovación, de la mano de sus dos artistas asociados , el director de teatro suizo Christoph Marthaler y el escritor francés Olivier Cadiot.

La antigua ciudad de los papas, en el sur de Francia, se convertirá de nuevo en un inmenso teatro durante tres semanas, del 7 al 27 de julio, con 36 espectáculos principales en el in , de los cuales 20 inéditos o de reciente creación, producidos con un presupuesto de 11 millones de euros.

Aunque el Estado y las administraciones locales han aumentado sus subvenciones un 2%, el festival, que el año pasado vendió unos 125.000 boletos, ha tenido que ajustarse el cinturón por el incremento de los costos de producción.

Vendemos 10.000 plazas menos que el año pasado, pero logramos mantener nuestra capacidad de creación , dijo Hortense Archambault, codirectora del festival junto con Vincent Baudriller.

Previsto con un pequeño desfase (8-31 de julio), el off de Aviñón, en el que participan libremente diversas compañías sin dirección artística, no parece conocer la crisis. Este año se prevén 1.100 espectáculos a cargo de casi 900 grupos, en 123 lugares.

Los dos artistas asociados este año al festival tienen en común el haber desarrollado una escritura musical muy particular. El director de teatro suizo Christoph Marthaler abrirá el festival en su lugar más emblemático, el Patio de Honor del Palacio de los Papas, para el que ha preparado Papperlapapp ( Bla bla bla en alemán).

Por otro lado, dos textos del escritor francés Olivier Cadiot (Un nid pour quoi faire y Un mage en été) serán montados por su cómplice teatral Ludovic Lagarde.

El público podrá además escuchar la música de dos artistas para los que el novelista ha escrito, el compositor contemporáneo Pascal Dusapin y el rockero Rodolphe Burger, que para la fiesta nacional francesa del 14 de julio ha preparado una actuación de una amplitud excepcional ante el Palacio de los Papas.

La coreógrafa belga Anne Teresa De Keersmaeker será una de los principales representantes de una danza contemporánea muy presente, con el franco-serbio J La segunda creación que tendrá lugar en el Patio de Honor del Palacio de los Papas será La Tragedia del rey Ricardo II de Shakespeare, dirigida por Jean-Baptiste Sastre. Denis Podalydes, uno de los grandes actores de teatro francés, interpretará el papel principal inmortalizado por el fundador del festival, Jean Vilar, en su primera edición de 1947.

Como viene siendo tradición, el festival experimentará con nuevas formas de escritura teatral, gracias a Gisele Vienne, Philippe Quesne o Jean Lambert-wild, y contará con actores inclasificables como la española Angélica Liddell, la quebequense Julie Andrée T o el suizo Massimo Furlan.