El escritor español Eduardo Mendoza fue galardonado con el premio de literatura Miguel de Cervantes, el Nobel de las letras hispanas, un galardón que el autor definió como el final de un trayecto .

Cierra un ciclo. Es un premio que viene a decir que la cosa al final ha salido bien , afirmó el veterano autor de 73 años en una rueda de prensa en Londres, pocas horas después de saberse premiado.

Mendoza, que vive a caballo entre Londres y Barcelona, explicó que se había enterado del premio en plena calle al recibir la llamada de un número desconocido. Me he llevado un susto. Me he dicho: ‘madre mía, qué apuro, y no está Carmen Balcells’ , afirmó en referencia a su agente literaria, consejera y amiga fallecida hace un año.

El prolífico autor de la Ciudad de los prodigios resultó ganador por mayoría por su literatura llena de sutilezas e ironía , señaló el ministro de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo, al anunciar el ganador.

El Premio Cervantes, considerado como el Nobel de las letras hispanas, creado en 1975 y dotado con 125,000 euros (133,000 dólares), vuelve de nuevo a España, tras haber sido entregado al novelista mexicano Fernando del Paso en el 2015.

La aparición repentina en 1975 de este escritor de 32 años, procedente del mundo de la traducción con La verdad sobre el caso Savolta, representó uno de los hitos de la historia de la novela española , explicó el presidente del jurado, Pedro Álvarez de Miranda.

Para el jurado, Eduardo Mendoza, en la estela de la mejor tradición cervantina, posee una lengua literaria llena de sutilezas e ironía, algo que el gran público y la crítica siempre supieron reconocer, además de su extraordinaria proyección internacional .

Mendoza, que ha publicado 15 novelas, dos libros de relatos, ensayos y obras de teatro, ha ganado entre otros el Premio de la Crítica por La verdad sobre el caso Savolta y el Planeta por Riña de gatos.