A punto de cumplirse los tres días decisivos para encontrar bajo los escombros sobrevivientes del potente terremoto que deja por ahora 413 fallecidos en Ecuador, bomberos y equipos de rescate seguían este martes buscando incansablemente señales de vida en calles devastadas con olor a muerte.