Durante estos primeros días del año, es práctica común hacer una reflexión sobre nuestra vida y nuestra carrera profesional. En la industria del entretenimiento y los medios hay tanto dinamismo que la mayoría de los involucrados nos vemos forzados a reflexionar sobre nuestra carrera varias veces al año. Esta reflexión, más que de carácter filosófico, es similar a la de un atleta a media competencia; rápida, eficiente, pragmática y comparativa.

Durante estos días he estado pensando en las cualidades o atributos que considero importante que los productores y líderes en el mundo del entretenimiento en México tengan. Hay dos que me parecen requisitos imprescindibles para todos ellos: creatividad e innovación.

La creatividad es quizá la cualidad o el valor más importante en la industria del entretenimiento. Sin creatividad no habría nada. De hecho, la mala calidad en la producción de programación, películas, noticieros o cualquier otra clase de contenido casi siempre está relacionada con la falta de creatividad.

La creatividad no se aprende en las escuelas, pues es un recurso interno. Sin embargo, sí se puede aprender a encontrarla y explotarla. Para poder ser creativo, en primer lugar hace falta ser disciplinado, ya que hay que dedicarle tiempo y esfuerzo.

De igual manera creo que hace falta ser observador e introspectivo, pues alguien que observa tiende a encontrar respuestas creativas a las preguntas comunes y corrientes.

Para ser creativo, también hay que saber tomar riesgos y saber que habrá que hacer ajustes antes de lograr una propuesta satisfactoria.

Generalmente los posibles resultados de una propuesta creativa son un enigma y los costos de fallar pueden ser muy altos.

Ser creativo se ha convertido quizá en uno de los retos más grandes de la industria. Me resulta asombroso ver que gran parte de la programación televisiva y de la producción fílmica del país son refritos de los mismos temas desde hace varias décadas.

La creatividad es una cualidad que al utilizarse, nos invita y nos sorprende. Es la capacidad de contar las historias que aquejan a la humanidad siempre, de tal forma que atrape e inspire a las audiencias. El reto de la creatividad es lograr llegar a las emociones de los espectadores. Los seres humanos estamos saturados de información. Si las propuestas no logran penetrar hasta nuestras emociones, jamás trascenderán.

La innovación es otra cualidad muy importante para los creadores de contenido.

Innovar generalmente está asociado con la idea de querer hacer las cosas como nunca se habían hecho antes o de inventar. Eso es parcialmente cierto, aunque innovar está más ligado a la idea de encontrar nuevas formas de presentar o hacer algo que ya existe.

Innovar es la cualidad que permite y promueve el desarrollo y el crecimiento. Los líderes innovadores nunca están completamente satisfechos con lo existente, pues intuyen que siempre hay una mejor manera.

Un ejemplo de contenido innovador que me viene a la mente es la serie House of Cards. A pesar de que su trama no tiene nada particularmente innovador, las tomas en las que el actor principal, Kevin Spacey, dialoga e interactúa con la cámara son innovadoras.

Otro gran ejemplo de innovación más relacionado con los medios que con el contenido es la forma en que ahora podemos ver en vivo por streaming un partido de futbol sin tener que estar sentados frente al televisor de la casa.

La industria de los medios y el entretenimiento es tan dinámica que presenta enormes áreas de oportunidad para la innovación siempre. Las nuevas tecnologías, plataformas y medios están abriendo para los ejecutivos de la industria campos enteros para innovar y sorprender a las audiencias.

Hasta ahora gran parte de los ingresos de la industria del entretenimiento provienen de los anunciantes y patrocinadores, éstos requieren estar presentes en los medios y contenidos que buscan las audiencias vivas, participativas y económicamente capaces. Para poder atraer y mantener a estas audiencias, hoy más que nunca necesitamos explotar toda la creatividad y tener una enorme capacidad para innovar.

Es por eso que éstos son mis dos grandes deseos para los participantes de esta industria.