Un equipo de arqueólogos en Egipto descubrió una escultura colosal en un barrio de El Cairo que podría ser del faraón Ramsés II, uno de los gobernantes más famosos de la antigüedad.