Haber comenzado una ruta hacia la “nueva normalidad” parece ser una estrategia de la que no todos están convencidos, somos de los pocos países que aun con un incremento en nuestras cifras hemos dado por concluida la fase 3 para intentar regresar a nuestras actividades.

En opinión del doctor José Luis Akaki, director médico del Hospital Ángeles Metropolitano y profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad La Salle, la situación que estamos viviendo tiene diferentes aspectos, el político, económico y médico.

Desde el aspecto político, los representantes tienen sus programas y decidieron que a partir de este lunes se levantaba paulatinamente el confinamiento a pesar de que todo el país está en semáforo rojo con excepción de Zacatecas. Con respecto al tema económico es importante porque el país no puede estar paralizado mucho tiempo y se tienen que echar a andar las actividades productivas, sobre todo las industriales, de las que dependen millones de empleos.

Desconfinamiento apresurado

Respecto al tema de salud, “nos encontramos en la parte más severa de la contingencia, ayer 3 de junio a las 10 de la noche diagnosticaba a una paciente con Covid-19, con un problema muy severo y tardamos más de cuatro horas en conseguirle un hospital donde la pudiéramos mandar porque todos están saturados, la situación médica es crítica”, asegura Akaki. El hospital 20 de Noviembre, por ejemplo, tiene 105 pacientes hospitalizados, sin ningún ventilador disponible y en condiciones muy complicada, relata.

El problema es que son tres conceptos que desafortunadamente no son coincidentes, el doctor Akaki fue contundente: “Para nosotros los médicos, está claro que no se debió haber levantado la contingencia. Con arriba de 2,000 casos diarios ya hablamos de un problema muy severo, nosotros estamos en los 3,000 (nuevos casos diarios)”.

El presidente de México desacredita con su ejemplo

Aunado a ello, explicó que para los médicos, el enfoque es humanista y en ese sentido, “hubiésemos visto como una gran imagen que el señor presidente, primero que nada, se hubiera puesto cubrebocas; segundo, invitara a que todos a que lo hicieran y, tercero, que visitara al menos un centro Covid-19 para que se pudiera dar cuenta de las condiciones reales que se están viviendo. Una gran mortandad, médicos sin insumos, intercambio de cubrebocas, sin caretas disponibles para todos, se pelean los ventiladores, si hubiera una imagen de que realmente hay preocupación por la situación que enfrenta el país, yo creo que la gente se motivaría y seguiría más las reglas”.

Concluyó que con un discurso en el que se dice que todo va bien y se controló la epidemia, es un doble lenguaje, “hay que cuidarnos, pero yo no me cuido, hay que preocuparnos, pero yo no me preocupo, hay que ver a los pacientes, pero yo no me preocupo por ellos”, este panorama es peligroso para lo que sigue.

No hemos llegado al punto máximo de contagios

Lo dicho por el doctor Akaki coincide con el punto de vista del  doctor Alfonso Vallejos Parás, académico del Departamento de Salud Pública de la Facultad de Medicina de la UNAM, quien asegura que desde el punto de vista epidemiológico, todavía no es tiempo de concluir la jornada de sana distancia o poder retomar las actividades cotidianas.

Esto con base en los datos que presenta la misma Secretaría de Salud diariamente. “En mi opinión no se ha llegado ni siquiera al punto máximo de contagio, si la discusión estuviera en el número de contagios máximos esperaríamos un tiempo similar para que bajen los mismos, es decir tendríamos que esperar más, si no se corre el riesgo de un nuevo aumento de casos”.

Al tener claro que esta enfermedad se transmite de persona a persona, el contagio no se puede frenar, el especialista recordó que una persona puede infectar en promedio a 2.5 personas, aunque esto varía por países, pero mientras seamos susceptibles o capaces de enfermarnos, el brote va a continuar y la única medida que se puede tomar, es la del distanciamiento social.

“Los más de 11,000 fallecidos que hoy tenemos son un indicador de que la epidemia sigue muy activa y la curva sigue en crecimiento, quitando la Jornada de Sana Distancia, probablemente crezca aún más”.

[email protected]