El Foro Consultivo Científico y Tecnológico (FCCyT) presentará hoy por la noche el Ranking Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación 2013, donde se informará sobre el índice de posiciones por estado y ofrecerá un mapeo de oportunidades y capacidades de cada entidad.

En este texto se destacará a los estados punteros, o con mejores capacidades de Ciencia, Tecnología e Innovación (CTI), que en el 2013 son: Distrito Federal, Nuevo León, Querétaro, Jalisco y Morelos, mientras que los estados posicionados al final de la distribución son Tabasco, Chiapas, Oaxaca, Guerrero y, al último, Campeche.

De acuerdo con este informe, la distancia entre las entidades con mayor inversión y las de menor inversión es muy amplia en todos los indicadores; sin embargo, la diferencia más grande se da en la inversión privada.

Por ejemplo, Querétaro (tercer lugar del ranking) capta casi cuatro veces más recursos del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) que Campeche (último lugar); pero en el caso de la inversión privada respecto del Producto Interno Bruto (PIB), la distancia es de 5,000 veces.

Se espera que la información del Ranking la usen los tomadores de decisiones, para orientar políticas públicas, además de ser un termómetro para los inversionistas. Buscamos que?prevalezca el ánimo de diálogo participativo e incluyente, que contribuirá y fortalecerá el desarrollo sostenible de México basado en?conocimiento , escribe Gabriela Dutrénit, coordinadora del FCCyT.

QUÉ SE MIDIÓ Y CÓMO

Los datos que se ocuparon para llegar a esa conclusión fueron los que corresponden al ejercicio fiscal 2012, con una revisión de la inversión en CTI de las empresas establecidas en cada entidad federativa. Los indicadores fueron relativizados con el PIB de la entidad, el presupuesto de los gobiernos estatales y el número de empresas innovadoras.

El ranking se compone de 10 dimensiones, las cuales miden la inversión que cada entidad destina a investigación, desarrollo e innovación, recursos humanos para la CTI, productividad científica, así como infraestructura empresarial para la CTI, y se agregó una nueva dimensión (género en la CTI, la cual captura la participación del género femenino e indica los niveles de igualdad y equidad existentes en cada sistema estatal de CTI).

DESIGUALDADES DE TODO TIPO

El estudio revela correlaciones entre el Ranking CTI 2013 y los indicadores de desarrollo económico y social (los índices de Competitividad Estatal, Desarrollo Humano, Rezago Social y Porcentaje de pobreza). Existe un patrón regional diferenciado, donde los estados del norte tienen mayores capacidades de CTI, mientras que los estados del sur están rezagados de dicho desarrollo tecnológico e innovación. Yucatán y Quintana Roo, en cambio, se posicionan en la mitad de la distribución con los del centro del país.

Se identifica una relación positiva entre el indicador de Ranking CTI y el indicador de competitividad económica e IDH, mientras que hay una relación negativa con los indicadores de pobreza y rezago social.

Entre más desarrolladas estén las capacidades de CTI de los países, mayor será la posibilidad de apropiarse del conocimiento, transformarlo y aplicarlo en su beneficio. Ésa es la razón por la que los estados y el país en general deben propiciar la mejora en los indicadores, se menciona en el informe.

Así, las entidades con mayor Índice de Competitividad, como el Distrito Federal, Nuevo León y Querétaro (lugares uno, dos y cinco, respectivamente), tienen mayores posibilidades de atraer inversiones, contar con mejores herramientas para fomentar el crecimiento económico, generar más y mejores empleos, así como y de ofrecer a sus residentes un mayor bienestar.

Pero el informe no especula sobre la causalidad de las relaciones, es decir, si la CTI ha ido influido en el desarrollo económico y social de los estados o si la de causalidad es a la inversa, y la pregunta queda abierta para futuras investigaciones.

Sin embargo, se aventura la hipótesis de que la heterogeneidad en la situación actual de CTI muestra la insuficiencia de los esfuerzos federales para impulsar la descentralización y el desarrollo regional (aunque se reconocen avances).

Esta insuficiencia podría tener una explicación en los escasos esfuerzos locales por desarrollar recursos humanos calificados, el bajo incentivo a las empresas para que desarrollen capacidades en innovación y desarrollo de tecnología, así como a la poca actividad de financiamiento de las empresas y de los gobiernos locales en actividades de investigación y desarrollos .

Y se sugiere la necesidad de diseñar políticas de CTI diferenciadas de acuerdo a los conglomerados o clústeres identificados, de manera tal que se puedan generar políticas direccionadas para fortalecer las capacidades de CTI, atendiendo a las vocaciones científicas y tecnológicas de cada entidad federativa, lo que coadyuvaría a su desempeño económico y social .

Distribución de la CTI en los estados

Haz clic en la imagen para ampliarla

[email protected]