Rodolfo Cazares, director mexicano en el Teatro Municipal de Bremerhaven, fue secuestrado en Matamoros, Tamaulipas, en julio pasado por un cártel.

A pesar de que la recompensa exigida se ha pagado con creces, el director no ha sido regresado y su esposa, Ludivine Cazares, ha decidido hacer público el caso.

Rodolfo y Ludivine estaban de visita en casa de los padres del primero en Matamoros en julio del 2011 cuando irrumpieron en la casa ocho hombres. Nos amenazaron con fusiles. Fuimos atados, vendados de los ojos , cuenta Ludivine.

Ludivine y otras tres personas fueron puestas en libertad; él no. Ahora la mujer espera el apoyo del Estado y la Embajada de México.