Las cosas por su nombre: la nueva cinta de Clint Eastwood es basura. He visto películas cursis en el canal Lifetime que tienen más punch. Se siente larga como un paseo en canoa y eso que sólo dura hora y media.

Uno la ve y dice: ¿Te cae que esta cosa la dirigió el mismo maestro que hizo Cartas desde Iwo Jima?

Ya me extrañaba que entre los nominados al Oscar y los demás premios no estuviera mencionada 15:17 Tren a París, la nueva cinta de Eastwood.

Es increíble que don Clint haya bajado tanto su nivel de cinta a cinta. O sea, Francotirador tampoco es su mejor perla pero al menos está viva, bien actuada, bien escrita.

Con decirles que de 15:17 Tren a París lo mejor es el tráiler…

Como puede esperarse de Eastwood, ésta es una película patriota, pero en este caso raya peligrosamente en la propaganda. En una escena un niño saca un arsenal de armas de balines de su clóset como cualquier cosa. Esas podrían ser armas de verdad y tal parece que a Eastwood eso le tiene sin cuidado.

Esta es la historia de tres amigos (here’s the catch: no son actores, se actúan a sí mismos porque esta es una historia real) que se conocen desde la secundaria: Alek Skarpatos, Spencer Stone y Anthony Adler. Alek y Spencer crecieron soñando con la guerra y en cuanto pudieron se unieron a las fuerzas armadas.

La película comienza como una historia de crecimiento: tres niños que tienen problemas en la escuela que encuentran refugio en su amistad. Sí, así de cursi. Les digo, esto parece una película de Lifetime. Luego se convierte en una aburrida sucesión de clichés. Sí, wooohooo, el ejército de Estados Unidos es lo mejor. Un largo viaje a Europa que es totalmente intrascendente si no fuera porque allá es donde sucederá el hecho heroico que nos tiene en la sala para empezar.

Pero ese hecho heroico se tarda tanto en suceder y cuando sucede uno ya sabe qué va a pasar que al final no importa. Nos chutamos ese choro infumable para nada.

Por supuesto Skarpatos, Stone y Adler no saben actuar y eso hace la película todavía más inmamable. Stone, el protagonista (al menos es el que pasa más tiempo en cámara) es el peor del trío. Totalmente inexpresivo. Dan ganas de picarlo con un palo para saber si sigue vivo.

15:17 Tren a París es tan mala que no merece ser recordada. Bórrenla de la gloriosa filmografía de Clint Eastwood.

[email protected]