Querétaro. Un incentivo más al cine mexicano: la animación mexicana y el buen momento por el que pasa y la guerra contra la piratería fueron los temas que se discutieron en la Convención Nacional de la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica y del Videograma (Canacine).

Fue una convención exitosa que nos permitió reflexionar sombre temas importantes que afectan al cine mexicano y a la industria de la exhibición. Nos vamos contentos con los resultados , aseguró Alejandro Ramírez, Presidente de Canacine y Cinépolis. Se planteó la idea de crear, por ley, un incentivo más para el cine mexicano que se destinaría para la distribución y publicidad de las películas nacionales, un tema del que adolecen muchas de ellas.

Se hizo hincapié en que la animación mexicana pasa por un buen momento con películas taquilleras y el nacimiento de escuelas y empresas que se dedican a ella.

Miembros de la industria reflexionaron sobre el problema de la piratería, llegando a la conclusión de que se tiene que concientizar a la gente de que la piratería es parte de las actividades del crimen organizado. Un día compras piratería y al otro clonan tu tarjeta y acabas siendo secuestrado, o algo peor... es un verdadero monstruo de 1,000 cabezas , explicó el Presidente de Canacine.

El infierno, de Luis Estrada, arrasó con los reconocimientos que da Canacine con cuatro premios como Mejor Película, Actor, Director y por ser la más vendida en DVD. Luis Estrada -fiel a su estilo- criticó el evento organizado por Lemon Films, empresa de Billy Rovzar, al separar por mesas y secciones a empresarios de la exhibición con actores y directores de cine.

No sé porque se hace la división esta noche. Todos estamos en el mismo barco y todos juntos hay que llevarlo a buen puerto .

Estrada agradeció los premios: Que sigan viniendo más reconocimientos es bueno para la película y la gente que trabajó en ella .

La entrega de premios de Canacine fue peculiar y, pese a algunos detalles de organización y una pésima conducción, se realizó una ceremonia medianamente atractiva. (Vicente Gutiérrez)