Quizá los espíritus estén entre nosotros. Tal vez sea cierto que se les puede convocar en una habitación entre sombras, con un círculo de manos entrelazadas y una médium entre ellas. Sabrán Dios y la virgen, pero en el siglo XIX el espiritismo fue una enfermedad contagiosa que no sólo dio a los ignorantes y los desesperados, también a los racionales y los inteligentes.

Especialmente en ámbitos intelectuales y de clase media y alta, el espiritismo prendió como un fuego bien alimentado.

El mundo de la muerte era visto como la última frontera de lo que la razón puede conocer, explorarlo era tanto como explorar el espacio sideral. De ese mundo va Afinidad de Sarah Waters, de la seducción oscura del espiritismo en una edad de por sí extraña y oscura que fue la Inglaterra victoriana.

Afinidad es la segunda novela de Waters (Gales, 1966). No es, estrictamente, una novedad: fue publicada originalmente en 1999, pero apenas ahora está disponible en las mesas de novedades nacionales.

Sarah Waters se ganó el reconocimiento mundial desde la publicación de su primera novela, El lustre de la perla (que en inglés tiene el muy sugerente título de Tipping the Velvet). Como El lustre de la perla, inspirada en su tesis doctoral sobre la pornografía victoriana, Afinidad nació de los intereses académicos de la autora, que estaba escribiendo un ensayo sobre los círculos espiritistas.

TEMAS YA EXPLORADOS

También como en su ópera prima, Waters vuelve a sus temas ya explorados: las relaciones lésbicas, la picaresca y el erotismo. Sin embargo, donde El lustre de la perla es traviesa y pícara, Afinidad es lúgubre.

Ambientada en gran parte en la cárcel de mujeres de Millbank (una de las encarnaciones del infierno en la Tierra), Afinidad es una tragedia que es el revés de una picaresca. Margaret Prior es una mujer sin esperanza. A la muerte de su padre, su único asidero al mundo, Margaret intentó el suicidio con morfina. Para su desgracia fue salvada y ahora sólo le queda la vida de la solterona intelectual que es: la biblioteca de su casona y el amor no correspondido que siente por su cuñada.

Cuando le es propuesto hacer servicio social en la Millbank, como visitadora de las desoladas mujeres tras las rejas, Margaret acepta como quien se aferra a una raíz desde un precipicio. Y en Millbank encontrará su destino.

El destino es rubio y menudo y tiene la capacidad de hablar con los espíritus. Su nombre es Selina Dawes y está cumpliendo una larga condena por fraude y corrupción de menores. Verán, Selina es médium y poseída por su espíritu guardián atacó a una adolescente y provocó la muerte (por infarto de puro miedo) a una mujer que la había alojado en su casa.

Pronto, para terror y después súbita inflamación erótica de Margaret, la relación entre ambas mujeres se convierte en sortilegio, una obsesión. ¿Qué será de Margaret y de Selina cuando las autoridades carcelarias quieran romper esa malsana relación?

Afinidad es una novela que va creciendo a medida que las páginas pasan. El lector se verá obligado a averiguar qué sigue en ese mundo funesto. Y la excitación no decaerá, será como una fiebre erótica.

  • Afinidad
  • Autora: Sarah Waters
  • Editorial: Anagrama
  • Páginas: 427
  • Precio: $350

concepcion.moreno@eleconomista.mx