La UNESCO da el reconocimiento de geoparque mundial a 13 grandes áreas naturales repartidas en tres continentes. ¿Qué es un geoparque? Un espacio que resulta representativo de nuestro legado natural y de la estructura geológica de la Tierra.

Además, los geoparques homologados, como es su denominación oficial, promueven el turismo sustentable y tienen una importancia capital en la educación medioambiental de quien los visita, pues muestran lo que significa el cambio climático al mismo tiempo que ayudan a combatir dicho fenómeno.

Los nuevos geoparques son europeos, asiáticos y de Norteamérica. Algunos de ellos son:

Percé, en Canadá. Un parque reconocido por encontrarse en los Montes Apalaches, una zona de gran riqueza ecológica. En sus accidentes geológicos puede apreciarse los restos de la formación del océano Atlántico, ocurrida hace 150,000.000 de años, así como los efectos de la última glaciación, hace 20,000 años.

Famenne-Ardenas, en Bélgica. Ríos subterráneos, grandes grutas y cerveza deliciosa son las características de este parque. Conformado por tres grandes zonas ricas en diversos minerales, el parque Famenne-Ardenas es un gran atractivo para visitantes de todo el mundo. Una de las razones: la cerveza que hacen los monjes trapenses de la abadía de Rochefort, cerveza que no sería posible sino por las aguas calcáreas que emergen de los manantiales del geoparque.

Conca de Tremp Montsec, en España. Cerca de las fronteras con Andorra y Francia está este geoparque cuya característica principal es la gran cadena de montañas que le dan su forma característica, orientada de este a oeste.

Su vasto patrimonio geológico ha servido como laboratorio de la evolución en nuestro planeta y en su territorio se han encontrado fósiles de animales y plantas de periodos del Pérmico al Paleogénico, es decir de hace unos 150 000 000 de años.

Beaujolais, en Francia. Mundialmente famosa por sus viñedos y su vino con denominación de origen, Beaujolais se convierte en geoparque de UNESCO por sus notables tesoros geológicos y culturales. En sus tierras se pueden apreciar varios ecosistemas y sus formaciones rocosas son usadas en la arquitectura autóctona, lo que da un aire propio a la región. Tanto los viñedos como el parque en sí tienen una gran influencia sobre la vida cotidiana de los habitantes del lugar.

Rinjani Lombo, en Indonesia. En la isla de Lombok, entre Mali y Sumbawa, se encuentra el parque de Rinjani Lombo, zona volcánica que datan del Periodo Cuaternario.

Las formas minerales del nuevo geoparque se deben a la subducción de la placa tectónica del Océano Índico bajo el borde de la placa del Sudeste Asiático. También es una región de gran riqueza cultural, pues su población es multiétnica, con una mayoría de población de origen sasak.

Guangwushan-Nuoshuihe, en China. Su nombre ya suena a aventura. Situado en Sichuan, este geoparque es atravesado por la Ruta de Micang, construida hace más de 2000 años para comunicar la provincia de Shaanxi con la de Sichuan. Sobre su legado geológico se puede decir que es inmenso, tanto que sirve de laboratorio para observar toda la geología de China, pues se encuentra situado justo en la transición entre la parte sur y el norte del país asiático.

Su paisaje se caracteriza por lagunas, cascadas y relieves cársticos y tectónicos.

Los otros nuevos geoparques que completan la lista son: la Península de Izu, en Japón; Mudeungsan, en Corea; Ciletuh-Palabuhanratu, de Indonesia; Satun, Tailandia; Ngorongoro-Lengai, Tanzania; Cao Bang, Vietnam; y Huanggang Dabieshan, en China.

La red mundial de UNESCO cuenta ahora con 140 geoparques repartidos en 38 países.